COMPRENDO las críticas a Pedro Sánchez por su pretensión de ser investido presidente del Gobierno con tan sólo 131 votos favorables -muy lejos de la mayoría- y con el veto tanto del PP como de Podemos. De acuerdo. Pero me pregunto si hay una solución mejor que la suya y Ciudadanos. ¿Sería más positivo un Gobierno dirigido por un zombi como Rajoy, un hombre que parece un boxeador noqueado que no se ha enterado del final del combate y que sigue dando golpes al aire, en una esquina del ring, hasta que al final se da un derechazo en plena cara? ¿Y sería mejor un Gobierno de Pedro Sánchez con Podemos, y encima apoyado por los independentistas catalanes y por los que consideran "preso político" a Arnaldo Otegi, ese hombre que ha justificado docenas de ejecuciones sumarias por el expeditivo procedimiento del tiro en la nuca? ¿Sería mejor dejar gobernar al PP, con su rosario de corrupciones y su asombrosa parálisis de ideas? ¿O sería mejor un Gobierno controlado por Podemos, que desea ejercer un dominio absoluto de la Administración pública, desde la judicatura hasta los medios de comunicación -según el modelo chavista en Venezuela-, para que sea prácticamente imposible desalojarlos del poder? ¿Son mejores estas alternativas? ¿Ofrecen más estabilidad, más justicia social, más crecimiento económico? Parece evidente que no.

Oponerse a la fórmula de Pedro Sánchez -por insuficiente que sea- significa repetir las elecciones dentro de tres meses, lo que supondrá un gasto público desmesurado y una pérdida inaceptable de tiempo, aparte de ofrecer un nuevo argumento a toda esa gente -y ya es mucha- que está harta de los trapicheos de nuestra clase política. Y lo peor de todo es que los resultados de esas elecciones serán casi idénticos a los actuales, con la0 agravante de que mucha gente no irá a votar por hartazgo o por cabreo, de modo que al final se impondrán las posturas más cerriles tanto a derecha como a izquierda. Es decir, que todo seguirá igual, pero en un ambiente mucho más tenso y desquiciado. Maravilloso.

La solución Sánchez-Ciudadanos es un mal menor, claro que sí, pero es preferible a cualquiera de las otras. Por desgracia no triunfará y tendremos que conformarnos, dentro de seis meses, con una solución muchísimo peor, y encima en medio de un clima político y económico mucho más enrevesado. Pues qué bien.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios