Editorial

Monteseirín decide dejar la Alcaldía

EL alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, oficializó ayer lo que, desde hace meses, era una noticia más que conocida y, en cierto sentido, políticamente amortizada: su decisión de no volver a encabezar la candidatura del PSOE a la Alcaldía hispalense. Aunque formalmente se presente como una renuncia por voluntad propia, a nadie se le escapa que en dicha resolución tienen que ver dos factores muy distintos: por un lado, la mala coyuntura electoral, que desde hace tiempo es hostil a la figura política de Monteseirín; por otro, los escándalos políticos vinculados a Mercasevilla y al distrito Macarena, donde el cobro de facturas falsas, asunto ya juzgado, ha vivido su último capítulo esta misma semana después de que el Tribunal Supremo ratificara la sentencia de cárcel para los dos acusados, uno de ellos un ex colaborador directo del regidor. El viento no soplaba a favor de Monteseirín desde hace tiempo. Ni desde el punto de vista ciudadano ni orgánico. Sabedor de la situación, hace unos meses el regidor ya amagó con una dimisión virtual -eludiendo ir a los actos oficiales en favor de su delfín, Gómez de Celis- como estrategia para tratar de marcar desde dentro el curso del proceso de sucesión en la Alcaldía, operación que todavía está pendiente de formalización. Su renuncia era cuestión de tiempo. Sin embargo, tiene un efecto político inquietante: condena al gobierno local a vivir el año largo que resta hasta las próximas elecciones en una situación de interinidad nada aconsejable si se tienen en cuenta todos los proyectos pendientes y los retos a los que, en plena crisis, se enfrenta la ciudad. Incluso es probable que Monteseirín agotare el mandato de forma tácita -hasta el último día- la ausencia de un nuevo referente político claro y con suficiente peso dentro del PSOE de Sevilla no alimenta precisamente las hipotéticas opciones electorales de los socialistas. Más bien favorece al aspirante popular, Juan Ignacio Zoido. Es deseable que las direcciones provincial y regional del partido aceleren la designación del nuevo candidato a la Alcaldía. Sevilla necesita ver cuanto antes que de verdad se abre una nueva etapa.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios