Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Paellas

YA se comentó por este territorio de papel en otras ocasiones: desde que el público español aceptó por aclamación que un maestro de escuela con doble vida de ninja justiciero se convirtiera en superhéroe del Siglo de Oro, no hay nada que se pueda ya objetar en el plasma español en pro de la ficción y la distracción. Ni siquiera que aquí en Andalucía sólo tengamos potencia para ser cantantes de copla.

Si en el anuncio de una cerveza catalana añaden cebolla a una paella no es para liar casi una manifestación por tierras valencianas, donde habrían muchos otros motivos por los que manifestarse a tenor de cómo han gastado los recursos por allí (casi casi de la misma mala manera que por los sures nuestros). Uno de esos spots estivales que se van repitiendo en cuanto el sol aprieta, o aunque apriete poco, ha sido la comidilla iracunda en las redes por detalles como el de la cebolla, anatema para los defensores del arroz bien construido, o la fogata que hacen los jubilosos protagonistas a ras de campo, dando mal ejemplo temerario y antes de enredarse en besos y miradas pillinas de todos contra todos. A ese anuncio de la cerveza sólo le falta una estelada blava de fondo. El verano visto a través de las ventanas de la publicidad es así, nada que ver con los sofocos del termómetro, la arena caliente y los niños jodiendo siempre con la pelota, o con las tablas de surf.

El entretenimiento televisivo, incluida la publicidad de las cervezas, los bancos o los esfuerzos del Gobierno de España, se rige por saltarinas reglas de la fantasía. A quién le importa la letra pequeña. Ni la realidad es ya propia de los realities, cada vez más troquelados y dirigidos. Lo más real visto en los últimos días ha sido la cucaracha asestada por la corteza de un jamón y el moho disfrazado de perejil del último restaurante de Chicote. Cuánto guarro hay suelto por el mundo y nosotros sin saberlo.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios