el periscopio

León / Lasa

Papá, quiero ser arqueólogo digital

Un panel de expertos dice que entre las carreras más demandadas estarán la enfermera de salud medioambiental o los escritores 'wiki'

EN una sociedad, la nuestra, en la que el paro juvenil supera de largo el 50% para pasmo del resto de nuestros colegas centroeuropeos, la formación de los hijos, su entrada en universidades o escuelas que puedan -olviden la palabra asegurar- facilitarles la entrada en el mercado laboral, constituye sin duda una de las mayores preocupaciones de los adultos. Por eso, entre las noticias más leídas están aquellas que acopian -y aparecen en los medios con cierta frecuencia-el listado de profesiones con más futuro en años venideros. Esta semana, el diario Expansión recogía en una información muy interesante cuáles serían las treinta profesiones con más salida en años venideros. Aunque les cueste creerlo, entre ellas no se encontraba la licenciatura en Protocolo, o el grado, o lo que sea.

Sin embargo, según parece, si un hijo suyo se le acerca una tarde de sábado en que internet haya dejado de funcionar y le espeta: "Papi, de mayor quiero ser gerente global sourcing"; si le dice eso, no se asuste, no deje de ver, alarmado, el partido que toque a esa hora en el canal de pago, y simplemente asienta con la cabeza y piense: "Ése es mi chaval, un crack". Porque resulta que, para aquellos jóvenes que a los dieciocho años no hayan descubierto sus habilidades con el balón o al servicio de la comunidad, es una de las profesiones que les puede garantizar un trabajo de por vida. Entre esas profesiones o estudios con más recorrido olvídense de encontrar las tradicionales, aquellas que en los años setenta, ochenta o noventa, monopolizaban las aspiraciones de los progenitores: nada de abogados, de arquitectos, de médicos, de ingenieros; por no hablar de las anteriormente amortizadas, como filólogos (¿se terminarán suprimiendo estas carreras? ¿Conocen a alguien que lea un libro?), seminaristas (aunque no es mala opción) o militar.

Según el correspondiente "panel de expertos", entre las carreras más demandadas en el próximo lustro estarán -amárrense- la enfermera de salud medioambiental (que aúna el conocimiento del medioambiente y sus efectos en la salud de las personas), el arqueólogo digital (encargado de limpiar la identidad digital de personas o sociedades con un pasado "oscuro"), los curadores (sanadores enmarcados en terapias alternativas. Me temo que también en esto existirá pronto un grado), los escritores wiki (capaces de manejar información proveniente de diversos campos, de diferentes estilos) o los psicólogos de plantas y flores, por citar solamente unas cuantas entre esas treinta.

Por eso, si ven a sus hijos con el Quijote en las manos, o incluso con algo tan light como el Marca, no duden en reprenderle -sin violencia, desde luego- fuertemente. Los tiempos están cambiando.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios