la ciudad y los días

Carlos Colón

Pequeño gran grupo

EL pasado sábado un pequeño gran grupo de sevillanos, integrantes de la Plataforma Ciudadana por los Parques y Jardines de Sevilla, se concentraron en la Plaza de América bajo el lema: "No al vandalismo, sí a la protección de nuestro patrimonio". Eran pocos porque la mañana era gris, fría y desapacible. Eran pocos porque los cielos se abrieron y cayó toda el agua del mundo. Pero sobre todo eran pocos porque son defensores del patrimonio histórico, cotidiano y verde de nuestra ciudad; y defender el patrimonio en Sevilla es lo más parecido a luchar contra la ludopatía en Las Vegas, vender hielo en el Polo Norte, imponer la ley seca en Jerez o defender la ética… (ponga cada cual el nombre del partido que encuentre más corrupto o de la institución que le parezca más podrida).

Eran pocos bajo la lluvia, efectivamente, defendiendo los edificios, parques, árboles y jardines de Sevilla. Pero esos pocos eran muchos porque son casi todo los que hay. Y en esto de la conciencia patrimonial pasa como con el óbolo de la viuda [otro día les explico a los laicistas radicales lo que significa]: quien da lo que tiene es quien más da. Estos pocos, con otros pocos más, es lo que puede dar Sevilla de sí en lo que a la defensa de su patrimonio se refiere. Especialmente cuando se trata del patrimonio verde, que tiene aún menos defensores que el histórico y el cotidiano. Eran también muchos estos pocos por la importancia -urgencia, diría yo- de lo que pidieron en su manifiesto, que me permito reproducir aquí como si La ciudad y los días fuera hoy un altavoz de papel:

"Muchas gracias por vuestra presencia en esta Plaza de América que ha sido atacada sistemáticamente por los vándalos. Estamos aquí porque nos duele Sevilla y para pedirle a los responsables políticos que hay que poner fin al vandalismo. No podemos consentir que se destruya el patrimonio que hemos heredado y tenemos el deber de conservar para nuestros hijos. Estamos aquí para pedir una policía verde que vigile nuestros parques y disuada a los vándalos de cometer sus fechorías. Estamos aquí para pedir que se cree una empresa pública para el mantenimiento de los parques y jardines de Sevilla. Estamos aquí para que se declare BIC el Jardín Americano de la Expo 92. Estamos aquí para que se cumpla la Ordenanza de Parque y Jardines. Estamos aquí para que se detenga la plaga del picudo rojo que puede acabar con las palmeras canarias sevillanas. ¡Gracias, ciudadanos comprometidos con nuestra ciudad!".

Yo les doy las gracias a los amigos de la Plataforma por ser una voz en el desierto de asfalto, cemento y losas en el que desde hace años están convirtiendo a Sevilla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios