La ventana

Luis Carlos Peris

Pidiendo elegías a grito pelado

EMPECÉ a tratarlo cuando Román Orozco lo reclutó para aquel proyecto de proyectos que fue Diario 16 Andalucía y luego ya nuestros encuentros fueron más guadianescos de lo deseable. O sea que no nos tratamos demasiado, pero no por ello ha dejado de dolerme cómo Rafael de Cózar nos ha dejado. La muerte de un escritor que se inmola en el deseo de querer salvar a sus libros es motivo más que sobrado para que la elegía tome caracteres épicos a la vez que entran de lleno en el romance. Un escritor que se lanza de cabeza al infierno para salvar a sus libros de las llamas encierra más literatura que las obras completas del más prolífico de los escritores que en el mundo hayan sido, sean y serán. Y cuando la historia registra tantos episodios de piras levantadas por la incuria y la cerrazón, el arrojo de Fito Cózar viene pidiendo elegías por los siglos de los siglos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios