Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Piedra clave de un rascacielos

Futbolista discreto, Monchi entró en la historia del club como artífice de una regeneración espectacular

CIEN partidos entre Liga y Copa jugó Monchi con la camiseta del Sevilla, pero en la historia del club va a tener mucha más relevancia su labor en los despachos que lo que hizo bajo los palos. Fue un futbolista discreto y un técnico excepcional que ha resultado clave en el resurgir del club y piedra angular en esta época de oro y brillantes que se disfruta en el Sevilla. Recuerdo como si fuera ayer la tarde que Monchi debutó con el Sevilla, pues fue una tarde que sería punto de inflexión para un tiempo de éxitos que iba a torcerse precisamente esa tarde nublada y fría de enero del 99 en un campo que ya no existe, Atocha.

El propietario del puesto era Juan Carlos Unzué, pero el navarro se lesionó de menisco y el escalafón corrió un puesto a favor del sanfernandino. Ese partido y uno que cuajó en el Calderón en la 95-96 puede decirse que son las dos cumbres de Monchi en la portería sevillista, pero ya digo que este hombre no pasará a la historia del club por cómo defendió el portal blanco sino por la forma en que se manejó para convertir en sólo un lustro a un club arruinado y en Segunda en todo un campeón continental y español. Y conste que no todos los fichajes que hizo fueron acertados, pero sólo los de Alves y Baptista ya le hubiesen llevado al cuadro de honor.

Ayer venía un exhaustivo trabajo periodístico sobre su figura en estos papeles y eso me da pie para desempolvar cómo en un viaje en Pentecostés del 99 a Logroño -gol de Tsartas a Aizkorreta, importantísimo para el ascenso-, Rafael Carrión me revelaba que Monchi dejaría el portal para hacer de delegado y así se cumplió al curso siguiente. Confiesa Monchi que aquella temporada como delegado le sirvió de mucho para el futuro, para su futuro y, sobre todo, para el de un Sevilla que con él en la sala de máquinas iba a vivir una ascensión meteórica. Dos lustros muy interesantes en la vida del club y que sirvieron para desvelar con demora la competencia de un gran sevillista.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios