así nos va

Setefilla R. Madrigal

Políticamente incorrectos

QUIZÁS no todos conozcan a Oliviero Toscani, uno de los fotógrafos de publicidad vinculado con las campañas más controvertidas de los últimos tiempos. Sus encargos para la firma Benetton hicieron saltar todas las alarmas de autocontrol publicitario, pero aún así vieron la luz. En ellas un enfermo de sida agonizaba en la cama de un hospital o podíamos ver a Angela Merkel, de lo más melosa con el entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy. Estas dos imágenes son dos ejemplos de un trabajo que pretendía defender la realidad social y multicultural de nuestra época. A lo mejor ahora los que no lo conocían ya lo ubican, o al menos, a su obra.

Y traigo esto a colación porque no hay duda: lo estridente vende. Y lo hace porque se salta las normas establecidas, no solo porque somos morbosos -que lo somos-, sino porque sabemos admirar el valor que aún tienen algunos para hacer eso. Héroes sociales. Salmones que nadan contracorriente. Qué poco fabricamos de eso ahora. Salirse del tiesto supone el apestamiento social.

Hace ya algún tiempo David Delfín subía a las pasarelas a modelos con la cabeza tapada y una soga al cuello. Pocos días pasaron entre el paseillo habitual de los desfiles y los titulares que iban contra el diseñador por atentar contra el respeto a la mujer. Sí, todo eso pasó, pero también, cuando la tormenta mediática desapareció llegaron más semanas de la moda y una fama mucho mayor para el modisto español. Ahora es un referente mundial con un estilo perfectamente delimitado que se caracteriza por el androgismo y el aire futurista. Esto no hace más que probarnos que en este mundo, en el que todos hacen de todo, la notoriedad se consigue tan sólo a través de lo incorrecto. Quién sabe si esa premisa fue la que empujó a Bárcenas a levantar su trama y a fomentar sus lazos "amistosos". Aunque evidentemente la diferencia entre los primeros y éste es que lo incorrecto no se convirtió en su modo de vida.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios