Sueños esféricos

Juan Antonio Solís

Real Azar Fútbol Club

LA condición azarosa es una de las especias fundamentales para que el fútbol tenga ese sabor que tanto gusta. El azar hace que una pelota bote en un tepe levantado, despiste al portero en un despeje y el delantero despierto lo aproveche; también el azar puede provocar que ese mismo portero se lesione al colisionar con un compañero, el guardameta suplente detenga dos penaltis y se convierta en héroe por accidente.

Pero el azar también se entrena en el día a día en la ciudad deportiva. Y se cuela en las listas de convocados contra la voluntad de los entrenadores. Y hasta los deja en evidencia durante los partidos. Amavisca y Zamorano eran jugadores prescindibles para Jorge Valdano cuando éste arribó al banquillo del Real Madrid. A sus ojos debían ser unos melenudos con mucha más prosa que poesía. Al final, la retórica sucumbió a la simpleza de un centro desde la banda que acaba en un remate certero, a la primera, con cualquier parte del cuerpo, que es lo que hacía el gran ariete chileno. Y el dúo fue clave para alzar la Liga.

También recuerdo el Trofeo Colombino del 96. El Betis perdió su semifinal con el Recreativo. Desde la trastienda verdiblanca trascendió que había problemas con un jugador que, tras una primera temporada con un tibio rendimiento, podía salir de la entidad. Su sintonía con Lorenzo Serra no era la ideal por entonces. Y, sin embargo, se quedó y explotó en un fantástico zurdo: Robert Jarni.

¿Que a qué viene esta divagación? Se me ocurrió viendo que Reyes e Iborra eran los mejores del Sevilla en Almería. A los ojos de Emery, ambos tenían la puerta de salida abierta si llegaban pretendientes. Pero el utrerano, gracias a un golpe azaroso -la concatenada irregularidad de sus compañeros de línea- burla hoy al mismísimo destino con su zurda mágica. ¿Y el valenciano? Salió a escena tras varias carambolas y acaba de darle un ¡zas! en toda la boca al futuro... que Unai le trazó. El azar.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios