Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Rubén y Marko, dos chinitas en el camino

CASUALIDADES que depara la vida en general y el fútbol en particular. Dos jugadores franquicia en sus respectivos equipos llenan de inquietud la actualidad. El estado físico de ambos no da pie a la esperanza y eso atiborra de malos rollos el día a día de cada uno de esos equipos. Y como esos dos equipos son los que más cerca nos cogen, pues no queda otra salida que la de extendernos en el asunto con vistas a ayudar a que se vea la luz.

El problema viene por las dudas que plantean los físicos de Rubén Castro y de Marko Marin. Betis y Sevilla andan tocándose la ropa porque estamos ante dos futbolistas que bien pudieran ser considerados estandartes principales de ambos conjuntos. El Betis es mucho menos Betis sin el goleador canario y a estas alturas del curso no sabe en qué momento va a poder contar con él; el Sevilla de la revolución tenía en Marin puestas todas sus esperanzas para dar el salto.

Se trata de dos incógnitas con muy parecido tratamiento. En el caso bético, la inquietud es mayor por cuanto queda contrastado sobradamente el peso específico de Rubén por el enorme número de anotaciones que aporta en cada ejercicio. Además se desconoce si el problema viene de la psique o es simplemente físico, por lo que su recuperación definitiva es, por el momento, un enigma y ello conlleva que no se sepa para cuándo esos goles que hacen que el Betis sea más.

Extrañaba que un club como el Chelsea, más rico en libras que en calidad, se desprendiera, aunque fuese a préstamo, de un futbolista tan bueno como Marin. Como recordará llegué a compararlo con Arza la noche aquella de los polacos. Era como un sosias, una reencarnación del navarro de oro, y eso me llevaba a extrañar aún más la decisión de Mourinho. Pero es frágil según se demuestra ahora y por ahí sí que se comprende mejor. Dos problemas y ojalá se resuelvan pronto.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios