Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El Sevilla, con el oído puesto en Turín

DENTRO del impresionante arranque liguero del Sevilla, la guinda de sus noches europeas. Hoy, una velada en la que puede confirmarse la presencia del equipo blanco en octavos de final para que haya Champions en la primavera hispalense. Un triunfo sobre el patito más feo del grupo y que la Juve derrote al Lyon pasaportaría a la tropa de Sampaoli a la siguiente fase de Champions, con lo que la ilusión está sobradamente servida.

Ha dicho el gran Davor Suker que esta noche colisionan en Nervión sus dos equipos. Al Sevilla llegó en el otoño del 91 procedente de ese Dinamo de Zagreb que aún no ha estrenado su casillero de puntos. La distancia entrambos equipos es considerable y así se demostró hace un par de semanas en la capital de Croacia. Tras un recital de superioridad indudable, Nasri puso el colofón y el Sevilla remató la primera vuelta europea imbatido y rentabilizando un par de goles.

La imbatibilidad de Rico junto a los goles de Ben Yedder al Lyon y de Nasri en Zagreb han puesto al Sevilla con todo el camino recorrido en la mitad del tiempo presupuestado. Siete puntos, los mismos que esa Juve que está haciendo valer su mejor marca goleadora para el anhelado primer puesto. Todo indica que la cosa va a litigarse en el Sevilla-Juve del 22 de noviembre aunque será muy probable que haya de confirmarse en Lyon cuando se viva el puente de la Constitución.

Pero lo de hoy es lo que importa para no andar en la tarea de vender la piel antes de darle caza al oso. Y aunque no parezca tener aspecto de temible plantígrado, el equipo croata es un equipo Champions y ahí, aun reconociendo diferencias, el menos hábil está capacitado para hacer un reloj. El Sevilla, sus números así lo avalan, es el favorito y Nervión deberá ser una fiesta, enésima por cierto, en celebración de un logro más según las noticias que vayan llegando desde Turín.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios