CUÁNTAS estadísticas más nos van a colocar a la cola de la cola? España en el pelotón de cola de los datos sociales y económicos de Europa, y Andalucía entre los últimos de la fila de España. Ese parece nuestro sino. A ver si el tiempo nuevo prometido nos lleva a escalar algunos puestos en algo... Por lo menos para situarnos en una medianía más llevadera. Tampoco pedimos encabezar nada (fútbol aparte).

La última: la economía sumergida, la que ni cotiza ni paga impuestos pero permite sobrevivir a mucha gente, representó en el año 2012 un 24,6% del Producto Interior Bruto (PIB) español. Qué bruto. En Andalucía supuso un 29,2% del PIB regional. Más bruto aún. Solamente Extremadura pagó y cobró más en negro entre todas las comunidades autónomas españolas (31,1%). Las más legales fueron Madrid, Cantabria, Aragón y La Rioja.

Estos números espectaculares han salido de un informe elaborado por la organización que agrupa a los técnicos del Ministerio de Hacienda y dirigido por el profesor Sardá, de la Universitat Rovira i Virgili, de Cataluña. Calculan que en 2008, al inicio de la crisis, el volumen de economía española sumergida alcanzó los 193.000 millones de euros, y cuatro años después, en plena recesión, llegó a 253.000 millones. Sesenta mil millones más. Seis billones de pesetas, si no me equivoco.

La crisis aparece, claro es, como telón de fondo de tanto fraude. Está en el origen de varios de sus desencadenantes. A más crisis, más paro, y cada subida del desempleo empuja a empresarios y trabajadores a mantener subterráneas sus relaciones. La crisis ha llevado, por otra parte, a las políticas de austeridad: menos gasto público y más impuestos, y nadie puede ignorar que una mayor presión fiscal incentiva el escaqueo de los ciudadanos que consideran excesivamente gravosa la carga que han de pagar por sus ingresos y rentas. Por último, la corrupción galopante de quienes se encuentran en la pirámide financiera, social o política es el contraejemplo perfecto: todo el mundo se habitúa a justificar sus corruptelas menores por el robo a mansalva de los poderosos. Si lo hacen todos y, sobre todo, los de arriba, ¿por qué no yo? Llueve sobre mojado. Sobre el mojado de una picaresca que es una tradición nacional de siglos.

Y hay algo de pescadilla que se muerde la cola: como los impuestos son muy altos dejamos de pagarlos, con lo cual el Estado ve reducidos sus ingresos y nos los sube. Una razón más para seguir sin pagarlos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios