La esquina

josé / aguilar

Tania, submarino al descubierto

PABLO Iglesias le ha pedido públicamente a Tania Sánchez -y es de suponer que también en privado- que reconsidere la decisión de continuar al frente de su Convocatoria por Madrid después de que fracasaran las negociaciones entre ésta y Podemos para integrar una candidatura de la izquierda fetén a las elecciones de la Comunidad.

Las negociaciones duraron unos minutos. Los suficientes para que Podemos dejara claro a Tania que su única salida eran las lentejas: si quieres las tomas y si no las dejas. O se incorporaba como una más a Podemos o no había trato. Fin de la negociación. Portazo del partido de Pablo Iglesias al partidito de su novia, que soñaba con un pacto que le permitiera exigir un puesto destacado en las listas.

Unidad, ¡cuántas divisiones se cometen en tu nombre! En nombre de la unidad de la izquierda Tania Sánchez se salió de una coalición que se llama Izquierda Unida, cuyos militantes la habían elegido por abrumadora mayoría como candidata, para dividir a la izquierda madrileña un poquito más, creando Convocatoria por Madrid junto a un grupito de incondicionales. Lo hizo porque la dirección de IU no dio vía libre a su propósito descarado: no concurrir a las elecciones con las siglas de IU, sino integrados en una especie de lista de unidad popular con todo lo que se mueva por la izquierda del PSOE.

Cerrado el camino que llevaba a la autoliquidación de IU, el "submarino" Tania Sánchez ha orientado su ambición política directamente hacia Podemos, con la idea ilusoria de que iban a agradecerle los servicios prestados colocándola en primera fila de la candidatura de unidad popular. Ni se le ha pasado por la cabeza pensar que su implicación en las sucias operaciones de clientelismo como concejal de Vaciamadrid la inhabilitaban para encabezar nada y que no podía negociar en condiciones de igualdad con una formación política que anda en plena borrachera de éxito. Es curioso que su autoconvencimiento de la superioridad moral de la izquierda le haya conducido a creerse que una presunta corrupción municipal carece de gravedad si no la protagoniza la derecha o la izquierda de la casta.

Tania se ha quedado compuesta y sin novio. Fracasada su tarea submarina en Izquierda Unida, esperaba que Podemos la acogiera en su seno como líder destacada. No ha podido ser. Su porvenir en la política es aproximadamente el mismo que el de Ignacio González, presidente de Madrid.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios