Savoir faire

Ángela García Monzón

'The end'

YA está, se acabó. La temporada de alfombras rojas llegó a su fin con la traca final de los Oscars. En teoría, el star system guarda sus mejores galas para la que se supone es la red carpet por antonomasia. Pero lo cierto es que esta edición ha sido bastante descafeinada. Más bien, descafeinada pero dulce: una nube de algodón de azúcar en forma de vestidos palabra de honor tomó la entrada del Dolby Theatre. Incomprensible que contraten a las mejores estilistas, para ir luego todas iguales. Y lo increíble: fueron infinitamente más variados los looks de las fiestas posteriores a la gala.

Incluso los Globos de Oro o los SAG dieron más juego. Hubo trajes en colores empolvados, pero también vestidos negros ajustados, estampados, rojo, blanco… y un hecho que ha sido exponente común en todos los premios: las mujeres maduras dan lección de estilo a la panda de actrices jóvenes.

Y, entre medias, nuestros Goya, con su indignante bajísimo ratio de actrices que eligieron vestir de diseñadores nacionales. En la gala de las reivindicaciones, una muestra de apoyo al sector no hubiera estado de más: la moda española también es cultura, y también sufre desde hace años. Por ello, el título a la mejor vestida sin duda es para Paula Echevarría, guapísima de Dolores Promesas, probando que para ir espectacular no hay que enfundarse una creación con acento francés.

En el caso de los Oscars, nombrar a la mejor vestida se convierte en ardua tarea (seguramente Naomi Watts por salirse del 'código angelical'), aunque apuntar a vestido peor elegido es fácil: Hathaway. No solo porque era evidente que no le quedaba bien encajado en la zona del pecho, sino porque no es el traje de quien sabe que va a llevarse el premio. La palabra 'soso' se queda corta. Aunque tampoco me encanta el Dior de Jennifer Lawrence, ella derrocha una naturalidad que aplasta la pose excesivamente edulcorada de la actriz de Los Miserables. Señoras estilistas de Hollywood, quemad en la hoguera todos los vestidos de colores pastel, por el bien de la humanidad.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios