Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

La ciudad y los días

Carlos Colón

Verano de fugas y asesinatos

Se equivocan los partidos -todos menos PP y C's- que piden la derogación de la prisión permanente revisable

Tres titulares de ayer en este periódico. Uno: "Asesinato en Carmona. El joyero fue torturado hasta la muerte". Dos: "Siete encapuchados asaltan el Nervión Plaza con un BMW. Los ladrones rompieron con mazas los cristales de tres establecimientos ubicados dentro del centro comercial. También ha habido tres alunizajes en restaurantes de la cadena Burger King y un robo en la cafetería Spala de la calle Imagen". Y tres: "Cae el atracador ninja de Pino Montano. El delincuente asaltó dos veces un supermercado de la cadena Día, una zapatería y una farmacia armado con un cuchillo".

El primer caso, el más dramático, está en fase de investigación, al igual que los siete atracos de la segunda información. El tercero está resuelto tras la detención del ladrón que "era conocido de los investigadores por emplear el mismo modus operandi en un atraco en la primavera del presente año por el que ya fue detenido y condenado".

No me vengan con estadísticas sobre la seguridad y la monserga de la sensación de inseguridad. Dos asesinatos por robo en tres meses -al joyero se suma el comerciante chino degollado en mayo- en una ciudad de menos de 29.000 habitantes hacen sonar las alarmas. Al igual que lo hacen siete robos en comercios sevillanos en una noche y más de diez "alunizajes" en una semana. O que siga cometiendo atracos quien fue detenido y condenado tres meses antes.

Ni sembrar alarma ni dar adormidera. Debe comprenderse la inquietud que estos sucesos generan y la sorpresa de muchos ciudadanos al saber que el pasado mes de julio se fugaron dos peligrosos presos: un violador y asesino que aprovechó un permiso de siete días para huir con una educadora social que había conocido en la cárcel; y uno de los presos más peligrosos de España, que aprovechó que el juez le permitiera cumplir la última parte de su segunda condena en un centro de inserción social en régimen de semilibertad. ¿Inserción? Ingresó en la cárcel por primera vez con 19 años y posteriormente fue condenado a más de 138 años por robo, asesinato, organización de motines o secuestro de funcionarios. Cumplida esta condena de más de un siglo (¿?) volvió a ser condenado por tres robos con fuerza a tres años y tres meses de cárcel. Y Santi Potros en la calle después de cumplir 31 años por 40 asesinatos. ¿De verdad creen los partidos que se oponen a ella -todos menos el PP y C's- que debe derogarse la prisión permanente revisable?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios