La esquina

josé / aguilar

El adelanto, adelante

LA presidenta de la Junta de Andalucía ha reconocido que barajó la posibilidad de adelantar las elecciones autonómicas durante la crisis de la Corrala Utopía y sus realojos. Para mí que la posibilidad se ha convertido en probabilidad y con visos de seguridad. Al menos en su cabeza, que es la única que cuenta en este caso.

Entre otras cosas, porque la razón que ha dado para descartar ahora la ruptura del Gobierno bipartito y la convocatoria de elecciones y para devolver por decreto lo que por decreto le había arrebatado a IU (las competencias sobre adjudicación de viviendas), en menos de veinticuatro horas, es que la coalición se retractó y volvió al redil de la legalidad. Ocurre que aún está por ver si los realojos se adaptan finalmente a la ley o se premia la patada en la puerta, porque los servicios sociales municipales avanzan que hay registradas en Sevilla más de cien familias en igual o peor situación social que las realojadas por la Consejería de Fomento y Vivienda.

El caso es que Susana Díaz, que ha quedado expuesta personalmente en esta crisis tras dejar que IU impulsara la Corrala durante casi dos años sin abortarla en el comité del pacto PSOE-IU ni ordenar a su consejero de Presidencia que recondujese el conflicto, ha señalado el camino que conduce a la disolución anticipada del Parlamento andaluz. En su amago de hacerlo ahora porque no puede aceptar actitudes antisistema en el Gobierno que preside se contiene el anuncio de que lo hará en el futuro.

¿Cuándo? Cuando le convenga, y ahí es donde entran los elementos y factores que la están llevando a considerar el otoño que viene como el momento más adecuado para el adelanto. Otoño de 2014: con la recuperación económica del país todavía sin confirmar en los bolsillos de la gente, el candidato del PP Moreno Bonilla aún dándose trabajosamente a conocer, y lejos de las elecciones municipales de mayo de 2015, donde los populares siguen fuertes en las grandes ciudades y la costa. A mayor abundamiento, el adelanto trastocaría el calendario de las primarias socialistas e impediría el surgimiento de un líder de mayor duración aparente que Rubalcaba. Mejor para Susana en su ambición nacional.

Con adelanto o sin adelanto, lo que la presidenta de Andalucía tiene claro es que el PSOE sólo podrá volver a superar al PP transitando por el centro y no escorándose a la izquierda. Por eso le estorba su pacto con IU. Hoy menos que mañana.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios