La ventana

Luis Carlos Peris

Y ahora nos llamamos a escándalo

CURIOSAMENTE, esta ola de corrupción que nos invade y que nos escandaliza a diario se produjo mayoritariamente cuando en esta tierra de garbanzos se ataba a los perros con longanizas. Ocurre que entonces se miraba hacia otra parte y ha tenido que llegar esta crujía económica para que los mangazos afloren y todos nos echemos las manos a la cabeza. Ahora, y cuando la cosa ya no tiene remedio, nos desayunamos con el escándalo nuestro de cada día para que nos rasguemos las vestiduras y dejemos de creer en los mismos que antes eran admirados aun a sabiendas de que sólo pudiese tirar la primera piedra el que estuviese libre de pecado. Se admitía que la política fuese profesión y que en ella hiciese carrera gente que se había criado en los pechos del partido y que era capaz de matarse con el que quisiera quitarle la mamela. Esos polvos trajeron estos lodos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios