La esquina

josé / aguilar

Los avisos de Griñán

AUNQUE no está el hombre como para dar lecciones de política contra la crisis (han empezado a repartir desayunos y meriendas entre los niños pobres, con eso está dicho todo), reconozcamos que Griñán sí puede presumir de tener las ideas claras sobre el modelo territorial de España. Ideas claras y, además, positivas y plenamente respaldables.

Reunido con Rubalcaba y con el único presidente socialista de una comunidad autónoma, aparte de él mismo (el de Asturias), del encuentro han salido unos planteamientos sobre la reforma constitucional federalizante del PSOE que constituyen serios avisos a compañeros navegantes de la periferia rica del país.

El primero, y fundamental, que España es lo que dice su Constitución, o sea, que no es un Estado plurinacional. ¿Se acuerdan cuando Zapatero defendía, sin cortarse un pelo, que el concepto de nación es discutido y discutible? Según Griñán, será discutido por algunos, pero indiscutible para la inmensa mayoría. Por eso "el PSOE cree que la soberanía no es fraccionable. Le corresponde al pueblo español, que es el que tiene legítimo derecho a ser consultado". Va por Pere Navarro y su empeño en consultar exclusivamente a los catalanes sobre algo que compete a los españoles en su conjunto. Ya lo sabe Pere: podrá aliarse, o hacerle de secundario, a los que ya han decidido desgajar a Cataluña de España, pero con el PSOE no van a contar. Entre otras cosas, porque su ya larga trayectoria -es el partido más duradero de los existentes- le ha vacunado contra el suicidio. ¿Cómo va a hacerse el harakiri?

El segundo aviso, menos contundente, es para el PSOE vasco. Dijo Griñán: ninguna comunidad autónoma puede quedar excluida del principio de solidaridad, que es un mandato de la Constitución para todas las tierras de España. Y dice el borrador del texto enviado a todas las federaciones socialistas que el concierto y el convenio del País Vasco y Navarra deben mantenerse -pese a que les otorgan a ambos una financiación privilegiada-, pero introduciendo en el cálculo del cupo factores de solidaridad. Vamos, que aporten más al fondo común, ya que reciben más de la cuenta. Esta reivindicación, por cierto, sí la comparten el PSOE andaluz y el PS catalán.

El 6 de julio el consejo territorial del PSOE decidirá al respecto. Será en Granada, territorio de Griñán. Entonces sus avisos de ahora deben convertirse en derecho positivo para los socialistas todos. Así sea.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios