LA bolsa española subió ayer el 0,21%, hasta cerrar en 9.775 puntos, gracias al impulso que recibió del sector financiero español, y a pesar de las importantes pérdidas que registró Sacyr tras la ruptura de las negociaciones con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

Con la prima de riesgo española en 208 puntos básicos, el principal selectivo español, el Íbex 35, ganó 20,70 puntos, hasta los 9.775 puntos, con lo que las pérdidas anuales se reducen al 1,43 %.

Pese al alza registrada al cierre, la Bolsa española abrió a la baja, lastrada desde el inicio de la sesión por Sacyr, que se desplomó tras la falta de acuerdo sobre las obras de ampliación del Canal de Panamá. Un lastre que se mantuvo durante toda la sesión, pero que en algunos momentos era contrarrestado por el avance que registraba la banca y la publicación de los positivos datos del sector manufacturero en Europa. Además, según los mismos datos, la actividad comercial del sector servicios español aumentó en enero al ritmo más fuerte en seis años y medio, según el índice PMI elaborado por Markit.

El selectivo español cerró, pues, en positivo, en la misma línea que París, que terminó con un alza del 0,01%; Londres, del 0,13%; y Milán, el 0,26%. Por el contrario, la Bolsa de Fráncfort bajó el 0,13%.

En España, los grandes valores registraron resultados mixtos, ya que BBVA subió el 1,39%; Santander, el 1,12%; Repsol, el 0,23%; Inditex, el 0,09%; mientras que Iberdrola perdió el 0,49% y Telefónica, el 0,58%.

En el Íbex 35, el mayor alza fue para Caixabank, que subió el 2,47%; mientras que Bankinter lo hizo el 2,20%; ArcelorMittal, el 1,62%; y Banco Sabadell, el 1,40%. La mayor pérdida correspondió a Sacyr, que se desplomó el 6,86%, seguido de Grifols, el 4,06% y Acciona, el 2,08%.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios