La ventana

Luis Carlos Peris

El centro, de nuevo un macroaparcamiento

TENGO que decirle a JuanIgnacio no más me lo eche a la cara que vuelva a impermeabilizar el centro para que no sea hollado por los coches sin distinción domiciliaria. No hay más que pasar por el Arenal e internarte por el Postigo hacia Almirantazgo para comprobar que aquello parece un cementerio de coches, casi amontonados unos con otros. Y eso que pasa en una zona tan emblemática y turística ocurre también en otras más alejadas y recónditas como el laberinto que va de San Marcos a San Julián, con el Pumarejo, Hiniesta y demás igualmente convertidas en macroaparcamientos salvajes, con los vehículos cruzados o como mejor le venga al usuario. He de decírselo al alcalde a la primera que me lo eche a la cara, que si lo de cerrar el centro tiene sus inconvenientes de incomodidad, en el fiel de la balanza pesan más las ventajas sobre lo de ahora en cualquier rincón de Sevilla, cualquier día y a cualquier hora.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios