La ciudad y los días

carlos / colón

De cerrado y sacristía

ME paro ante el quiosco y contemplo las primeras páginas de los periódicos. Después, con el ánimo tan gris como la mañana, repaso las ediciones digitales. He aquí un resumen melancólico: "El jefe de Parques de Sevilla 'no tenía límites' exigiendo sobornos"; "El expolio de las cuentas de Mercasevilla: 18 millones de euros"; "La norma de los cursos de formación era un coladero para el fraude"; "Radiografía de la corrupción: 1.700 causas abiertas y sólo 20 condenados"…

Junto a esto la estupidez anacrónica y reaccionaria del independentismo vasco y catalán. Urkullu "lanza su modelo soberanista" y dice que se ha terminado la "España una" de Franco. Miente: él y los suyos mantienen viva la España de Franco, junto a la más casposa España anterior a Franco -la de txistua y panderoa, cerrado y sacristía, devota de Arana y sus sagradas tradiciones- con el tufo rancio del nacionalismo vasco; en cuanto a ETA y sus amigos ahora en las instituciones son, junto a los grupúsculos fascistoides, de los pocos españoles que no aceptan ni la democracia ni la Constitución.

Qué cansancio, tras más de un siglo de tira y afloja, traiciones cuando el Estado se debilita y sumisiones cuando les ponen la bota encima. ¿O no estaban felices los burgueses catalanes y vascos con que Franco que les quitara de encima a los anarquistas y los comunistas? A las oligarquías vascas de Neguri, y a las catalanas de San Gervasio o Pedralbes, y a sus amplias clases medias no les fue tan mal con Franco. Mucho mejor que a los sufridos andaluces y extremeños.

La mentira de la España federal propuesta por el PSOE es un parche, como todos sabemos. Un Estado federal, como Alemania o los Estados Unidos, no satisface las expectativas de los independentistas. Nadie pone en cuestión la existencia de Alemania o de los Estados Unidos; nadie, desde la unificación de 1871 o la Guerra de Secesión de 1861, plantea la desmembración de ambas naciones. Pero aquí seguimos con la monserga nacionalista; y quienes la defienden se inventan pasados que nunca existieron y buscan ejemplos -Irlanda, Escocia- que nada tienen que ver con nosotros.

Lastrada por corruptos y nacionalistas, España está saliendo de la crisis con estos dos grilletes en las piernas. Ni siquiera se ha logrado un pacto que por lo menos aplazara las reivindicaciones nacionalistas hasta la superación de la crisis. Muy al contrario: los nacionalistas se crecen cuando España sufre.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios