desde mi córner

Luis Carlos Peris

Como en crisis generalizada

Aunque se trate de problemas bien distintos, tiempo hacía ya en que los dos, Sevilla y Betis, vivan horas bajas

CORREN tiempos convulsos en el fútbol según Sevilla y se da la circunstancia de que la convulsión se ha generalizado con el triunfo del colista en Nervión. Sin embargo, ojalá que todas las convulsiones futbolísticas que hemos vivido a nivel doméstico hubiesen sido como ésta que ahora sufrimos. Habitualmente, las crisis han sido alternativas y hasta hubo tiempos en que parecía un imposible que los dos fuesen viento en popa, o funcionaba uno o el otro, pero rara vez los dos. También fue rara avis que los dos estuvieran presionados a la vez por las dudas, como pasa ahora, que acarrea una mala racha de resultados.

Pero hay crisis y crisis. La del Sevilla es una crisis menor y magnificada por los propios objetivos que se persiguen desde dentro. Un equipo que aspira a Champions no puede perder cinco de seis puntos librados con sendos colistas. Son demasiado espectaculares las heridas que Racing y Granada dejaron en Nervión y entre las causas principales se dispara contra la planificación que se hizo en cuanto a los efectivos de vanguardia. El Sevilla está pagando el haberse engorilado con Giovani para que ya sin tiempo todo se fuese al traste. Ahora se mira a lo que Kone hace en Valencia y se agiganta ese fantasma de la deficiente planificación en el ataque.

Lo del Betis es otra historia, aunque si algún equipo echa en falta pegada arriba es él. Un solo gol, que no sirvió de nada, en los últimos seis partidos es como para que salten todas las alarmas. Aparte, como pasa en el Sevilla con sus delanteros, las lesiones caen a manojitos en todas las líneas del equipo con especial contumacia en algún futbolista que ya venía entre algodones. Pero lo peor de todo en el Betis es que se siga alabando el juego y que parezca que siempre jugó el equipo como en San Mamés o ante el Zaragoza. Mejor es no engañarse y afrontar el futuro con los puños prietos para que el presente sea en ambas orillas mejor que el próximo pasado.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios