Desde mi córner

Luis Carlos Peris

La depresión y la euforia se ven las caras

CIERTO es que el fútbol es un estado de ánimo y que esas sensaciones son muy distintas cuando llega el último derbi del curso. El Betis lo afronta como el enésimo clavo al que nunca se agarró mientras que el Sevilla lo hace con la autoestima por las nubes y el deseo de arrimar al odiado vecino un poco más al despeñadero. Esto es tal que así en el fútbol según Sevilla y de esa forma llega, como un duelo entre la depresión y la euforia.

La constatación del bético de que ha sido estafado en un ejercicio proyectado para la ilusión y no para el fracaso no se sabe si será espoleta o peso muerto. Enfrente, la incógnita de una autoestima tan elevada que podría tener efecto boomerang. Quién sabe de qué manera embocará cada uno la partida cuando el madrileño Velasco Carballo ordene zafarrancho de combate, quién sabe qué pasará por las cabezas que hoy defenderán los pabellones del fútbol sevillano.

Derbi atípico, vive Dios, con una diferencia de puntos como no se recordaba desde la 96-97, la más desigual hasta que llegó ésta que ahora disfruta el sevillista y padece el bético. Y entre todas las muchísimas cuitas que hoy siente el que siente en verdiblanco es que su equipo fue responsable en grandísima medida de esta euforia blanca. Pero como nunca el río pasa dos veces bajo el mismo puente ni hubo agua que moviese molino alguno con efecto retroactivo vivamos el presente.

Y el presente nos dice que el partido se compone de drama y de fiesta a partes iguales, se agita y el combinado que nos sale es un derbi. No un derbi más, claro que no, pues hoy va a vivir el bético la herida de cómo le gritan "a Segunda" en el patio de su casa. Luego, a lo mejor, quizá, puede que no se vaya a Segunda y que este enésimo clavo que se le presenta como asidero al fin lo aproveche. Pase lo que pase, nada parece definitivo en este mediodía de Domingo de Ramos, en fin...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios