La ventana

Luis Carlos Peris

Un edén que se rescata del olvido

FUE una de las innumerables joyas de aquella corona tan rica en joyas como fue la Exposición Iberoamericana. Integrada en la muestra como pabellón de Jerez, la Venta de Antequera se integró posteriormente en el itinerario lúdico de la ciudad. Estaba entonces muy lejos, no como ahora, y desde las vísperas de Feria era punto de encuentro para el público que deseaba ver el manifiesto de las corridas que iban a celebrarse en el primer templo de Tauro. Pero ese edén fue languideciendo y hasta parecía asfixiado por unas nuevas construcciones que, no obstante, iban acercándola a la ciudad. Ahora, unos herederos de Gabriel Rojas, su penúltimo propietario, andan en la tarea de revitalizarla y eso es bueno para Sevilla. La Venta de Antequera debe incardinarse nuevamente en la ruta turística y lúdica como un monumento más al buen gusto en la Sevilla de siempre.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios