La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

La fuerza de haber estado en tu funeral político

Tiene que ser una experiencia ‘reinar’ con la mayoría absoluta tras ver quiénes de los tuyos te preparaban las plañideras

El presidente Moreno

El presidente Moreno / Antonio Pizarro (Sevilla)

Veía al presidente Moreno bajar las escaleras de la sede del PP andaluz para celebrar la victoria absolutísima del pasado domingo (en esas imágenes que nos repiten en bucle toda esta semana) y recordaba todo lo que había ocurrido en ese mismo edificio hace tres años y medio, cuando las elecciones de diciembre de 2018 provocaron el cambio político andaluz. Son legión los que adulan ahora la moderación y la templanza del nuevo barón, los que elogian la habilidad que ha tenido para birlarle miles de votos a Vox en los veinte días previos a las elecciones, la búsqueda y el logro del vellocino de oro de la denominada centralidad y otras teorías laudatorias y, por supuesto, avaladas por 58 diputados, una marca que recuerda a los tiempos del PSOE y Telesur. Veía esa apuesta por una nueva liturgia de la victoria que cambia el balcón por el piso de la calle al rememorar aquella tarde de las elecciones de 2018 en que faltó encender los blandones (sin rima), sacar los pañuelos para las plañideras y servir unos refresquitos para la largas horas de un velatorio. Sí, porque Moreno vio cómo le organizaban su funeral político.

Todo estaba preparado esa noche para mandarlo al Senado y colocar a una gestora al frente del partido. Y como en los Momentos estelares de la humanidad de Stefan Zweig, el destino cambió en un instante. En un solo instante. Para eso tuvo Moreno que aguantar carros y carretas de los suyos. Ojo, de los suyos. Ahora, con 58 diputados, debe ser toda una experiencia haber visto cómo se preparaba tu funeral político en esa tarde de domingo en que algunos apuraban el gin tonic en Oriza antes de subirse al AVEde las seis de la tarde para estar a tiempo en la séptima planta de la sede Génova. Debe ser una gran ventaja saber quiénes de tu casa encendían la cera y preparaban la alfombra de cortesía... a la Cámara Alta. Todo eso recordaba cuando veía a Moreno bajar esas escaleras. Un sabio que fue altísimo cargo de la política andaluza mantiene que las alegrías en política duran quince minutos. Y en el fútbol... una semana.

Deben compensar mucho la fuerza y el honor del cargo, que no el dinero, porque el sueldo asignado al titular de la Presidencia de la Junta de Andalucía (menos de 70.000 euros anuales)es irrisorio en comparación con su nivel de responsabilidad, pero ahí ningún partido se ha atrevido a entrar, probablemente porque todos son víctimas de sus propios discursos. La moderación debe ser eso:convivir con quienes se destaparon como tus sepultureros. “Las cosas de los partidos...”, que diría Rajoy.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios