En serie

dani Rodríguez

El lago del desconcierto

UNOS paisajes con una belleza formidable se extienden en torno a un misterioso lago situado en un pequeño condado donde un suceso denigrante se convierte en objeto de una investigación adulterada por una serie de hechos (en formato thriller) que contribuyen a complicar aún más el asunto. La miniserie Top of the Lake se asemeja a una especie de The Killing, en un ámbito más rural, a través de una atractiva mezcla entre el superrealismo y lo insólito. Una trama novelesca con múltiples detalles absorbentes y evocadores.

Rodada en unos escenarios neozelandeses espectaculares, Top of the Lake tuvo la oportunidad de demostrar un despliegue visual sin precedentes, antes de su estreno en la pequeña pantalla, en el Festival de Sundance y más tarde, en el Festival de Berlín. La ficción es obra de Jane Campion (El piano) y Garth Davis y se concibió como una coproducción valiente entre Australia y Reino Unido para emitirse en Sundance Channel y BBC. Un estreno con una sorprendente acogida.

La historia en sí no resulta relevante porque no es original; sólo sirve como hilo conductor, envuelto por un panorama exótico con varios aciertos que, sin embargo, no caen en la pretenciosidad. No obstante, hay varios defectos: los saltos narrativos que en determinados momentos no siguen una coherencia y algunas revelaciones que son ignoradas en el siguiente capítulo, junto a cabos sueltos que ni se atan ni se resuelven.

El reparto es sobre todo femenino en lo que se erige como la denuncia de ciertos temas que a ojos de la crítica se previó como un exceso de machismo, aunque Campion en ningún momento lo pretende. Elisabeth Moss está impecable adoptando el papel de una mujer fuerte y vulnerable a la vez con altas dosis de credibilidad y confianza. A su lado, un grupo de señoras lideradas por Holly Hunter que, urge decirlo, realiza un papel soberbio interpretando a una chica misteriosa, trastocada y desconcertante. En el otro extremo se sitúa Peter Mullan, terrorífico y soez. Personajes extravagantes en ambiente Twin Peaks.

Una atmósfera opresiva y cautivadoramente extraña que se apoya en una banda cuyo cometido, relajar en situaciones que se antojan lentas, cumple con creces; sobre todo en los primeros episodios, ya que el ritmo de la narración está repleto de silencios, miradas y expresiones que desvelan planos y detalles. Estamos ante un inteligente drama criminal que inevitablemente engancha. Top of the Lake fue todo un descubrimiento de 2013 gracias a un comienzo abrupto y lleno de obstáculos. El espectador queda atrapado dentro de una historia sencilla pero con un guion hilarante y una colección de tópicos que hay que descifrar para no caer en la confusión.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios