Crónicas levantiscas

Juan Manuel Marqués Perales

El largo adiós

HAY retiradas estratégicas, y quien constantemente está en retirada. Carme Chacón se ha ido tantas veces como Antoñete; Zapatero la hizo ministra de Defensa y el destino debía procurarle el liderazgo del PSOE y la Presidencia del Gobierno. Hubo unas primarias concebidas para ella que abortaron los notables socialistas después del fracaso de las elecciones municipales en 2011, Chacón contó entonces que se retiraba por el bien del Gobierno y para no causar una fractura en el PSOE; después compitió, pero perdió con Rubalcaba, en el congreso de Sevilla, y se marchó a Miami en plena crisis soberanista catalana; volvió, recuperada en la dirección de Pedro Sánchez, y ahora inicia otra retirada en su bucle. Ni los pigmaliones han conseguido elevarla al secretariado, las posibles trayectorias de un dirigente político se dividen en tantos haces como el del electrón cuántico. No se debe planificar tanto. Chacón temía presentarse a las primarias en Barcelona, y se retira a la espera de un tiempo mejor. Mal lo tienen quienes no son populares en su tierra; Eduardo Madina, elogiado ahora, no le ganó las primarias a Pedro Sánchez ni en las provincias vascas. El delfinario de los partidos es una página de esquelas, cetáceos varados como pecios en la historia de las organizaciones.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios