NO mandaron sus naves de la presunta modernidad a luchar contra las tuberías soterradas. Eso son minucias. Lo importante para ellos es la fatua ampulosidad,cortina de humo de su verdadero pelaje: son más de lo mismo, son la quintaesencia de la Sevilla rancia de las ineficacias y despilfarros. Mientras los sevillanos se llevan las manos a la cabeza preguntándose cómo Griñán y sus fontaneros del partido han defenestrado públicamente a Monteseirín como alcalde sin postular de inmediato una alternativa que vaya en paralelo a las sevillanas del adiós publicadas el pasado domingo, los fontaneros del poder municipal, denominado gobierno de progreso, le ponen en bandeja al PP de Zoido que denuncie el descontrol en las obras del túnel de Cardenal Bueno Monreal porque la contrata se ha topado con una importante tubería de canalización de aguas fecales que obliga a modificar el plan de trabajo, los plazos y los presupuestos. Ovoide es el nombre técnico de ese tipo de conducciones, que en este caso tiene nada menos que 1,80 metros de diámetro.

La mayor parte de los sevillanos, se consideren o no progresistas, conciben el progreso y la modernidad como la ciudad que, sin alharacas, funcione con la precisión y el rigor de la relojería suiza. La Sevilla que sueñan no es la que sufren ahora, tan chapucera, que rezuma retrasos y sobrecostes, sino aquélla en la que prime la eficacia y la economía de medios. Ya nada sorprende desde que en la construcción del Metro dirigida por la Junta mellaron la cabeza de la tuneladora bajo la Plaza de Cuba, y ello provocó más retrasos y más gastos, por no estudiar que había capas de grava en el subsuelo bajo el lecho del río. Cuán osada es la ignorancia para encallar por doquier y echarle la culpa al empedrado, a los técnicos, a la madre naturaleza o a la mala suerte.

Congresistas que aclamaréis a Griñán para garantizaros un cargo: ahora que vais a renovaros a vosotros mismos para gobernar Sevilla, no olvidéis estudiar el temario de las cloacas y los ovoides.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios