Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Cuando el miedo surge de la pizarra

ALEMÁN el que se fue del sillón de San Pedro y argentino el que llegó a él, por lo que el ingenio que a veces se da en las redes sociales hace de las suyas. Propala una imagen en la que se ve rezando a los dos, al Papa que renunció y al que lo sustituyó para sacar la conclusión de que ésa es la causa de que pasado mañana en Maracaná sean Alemania y Argentina las que se miren desde sus respectivos rincones para pleitear por la Copa del Mundo.

Y la incógnita se centra en si son Alemania y Argentina justas finalistas del Mundial. La respuesta es que las conquistas no se merecen, sino que se logran y tanto teutones como criollos han llegado a la meta de forma legal. Más espectacularmente Alemania y con modos más cicateros y afortunados una Argentina que cuenta sus seis actuaciones por victorias, pero siempre por la mínima o desde el punto de penalti frente a la Holanda más encogida de todo el torneo.

El bodrio del Argentina-Holanda fue hijo del miedo a perder que suele aparecer en los grandes acontecimientos y el miedo que surgió viendo el latrocinio que sufría Brasil en su propia casa. Esos miedos, aparentemente distintos pero con idénticas consecuencias, fueron los que generaron el insufrible pulso que libraron holandeses y argentinos. Partido en el que nadie se liberó del corsé que emite la pizarra y que derivó a dos horas de sopor sólo aparcado en la tanda de penaltis.

Se columbraba desde el tañido inicial que la noche tocaría a su fin desde los once metros, pues nadie arriesgaba un adarme. Los dieciocho minutos infernales en que Brasil encajó cinco goles parecían haber hecho metástasis en las seseras de Sabella y de Van Gaal. Más en la de este último, pues los precedentes nos hablaban de una Argentina sin gol y a la espera de Messi y de una Holanda que destrozaba a la contra. Pero el miedo, que es libre, suele acentuarse en las pizarras.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios