PASA LA VIDA

La opacidad corporativa

LA responsabilidad social corporativa como plan estratégico para el éxito y pervivencia de una empresa era la tendencia al alza. Paradójicamente, se ha visto frenada en seco porque la actualidad económica está marcada por la irresponsabilidad social y corporativa de los ejecutivos de numerosas entidades financieras con sus accionistas y clientes. Los gobiernos salen al rescate multimillonario de los bancos y garantizan a la población que no se va a volatilizar su dinero. A ese colmo de desconfianza hemos llegado por culpa de los que venden seguridad y rentabilidad y no han sido decentes y leales.

La instrumentalización internacional del engaño, del que son cómplices muchos reguladores y analistas, está en las antípodas del código del buen gobierno que coordinó Manuel Olivencia para la clase empresarial. El prestigioso jurista participó ayer en Sevilla en la presentación de una guía de la transparencia y buenas prácticas en las ONG, promovida por la Fundación Lealtad. Impulsada por Salvador García-Atance e Ignacio Garralda, dicha fundación lidera una red de instituciones promotoras de la transparencia en la sociedad española, que arrastra un notable déficit democrático cuando se trata de rendir cuentas. Hasta 122 ONG han aceptado someterse al análisis de la Fundación Lealtad para evaluar qué hacen con los donativos que reciben y gestionan. Sin duda, muchas necesitan una lupa de aumento para que no parezcan una cortina de humo y un autoempleo con el dinero del prójimo que siente pena de los pobres del mundo.

La Fundación Lealtad tiene su sede en la madrileña Plaza de la Lealtad, donde está la Bolsa que atemoriza a las familias españolas con sus caídas. Semejante vecindad es como tener el enemigo en casa, agigantado por el efecto contagio en los mercados bursátiles cada vez que se desploman los más grandes. Todo porque ha imperdo la economía de las expectativas, no la economía de las transparencias. Si se aplicara a rajatabla un código como el coordinado por Olivencia, no habría tantos justos pagando por los pecadores.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios