La ventana

Luis Carlos Peris

El otoño también pide poetas

LLEGARON las primeras lluvias del otoño, esa estación que dura lo que tarda en aparecer el invierno, y con ellas se nos mete en los tuétanos otro ritmo de vida. Un movimiento más acelerado, más dinámico, como si la soñarrera que te impone las calores ya no tuviese razón de ser. Decir nuevamente que el otoño es la estación menos cantada pero la más confortable en esta Sevilla nuestra sería reincidir en algo que se da por descontado. La Sevilla más cantada es la primavera, claro que sí, y en ella fluyen los ripios igual que afloran los hongos tras el inesperado chaparrón. Que si el azahar, que si el pasopalio yéndose, que si la verónica de alhelí, muchos motivos para el pareado... El otoño, en cambio, sólo tiene los cantores del Tenorio en el mes de los Difuntos, pero convendrá conmigo en que con la caída de la hoja, la viveza se viene arriba ¿y esa luz de Sevilla en otoño?, ¿algo que objetarle?

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios