La tribuna económica

Joaquín / Aurioles

El papel del turismo

PUEDE el turismo ejercer el papel de motor de la economía que en el pasado ocupó la construcción? Según la Organización Mundial del Turismo, es una de las actividades que mejor ha respondido en el pasado a episodios críticos como el actual y también de las que, dada su vocación exterior, mejor pueden funcionar como banderín de enganche a un eventual proceso de recuperación económica en el entorno. Además, según las valoraciones de riesgo-país más acreditadas (véase, por ejemplo, Coface: Country Risk and Economic Studies Department), el turismo es la única actividad en la que España presenta credenciales de liderazgo internacional con un mínimo de solidez. Se justifican, de esta manera, las declaraciones del ministro del ramo sobre el turismo como aval frente a coyunturas adversas y como uno de los elementos centrales del nuevo modelo productivo que tanta expectación ha despertado. A pesar de todo, también acusa el impacto de la crisis: las previsiones del Gobierno apuntan a un descenso de aproximadamente un 10% en el número de visitantes extranjeros durante el verano.

Se trata de un mal dato que refleja la delicada situación por la que atraviesan nuestros principales mercados emisores, pero desde luego alejado de las oscuras perspectivas que sobre el turismo británico y alemán (el 40% de nuestro turismo extranjero) teníamos a finales del pasado año y que apuntaban caídas cercanas al 30% para la temporada veraniega. En el caso de los británicos, que representan el 21,5% del gasto total, pero que sólo en el mes de abril han experimentado una variación negativa del 8%, las previsiones adversas se mantienen, sobre todo por la debilidad de la libra. Con los alemanes, el 20,7% del total, ocurre lo contrario, pues incrementaron su gasto en un espectacular 17,2% durante el mes de abril gracias a que vinieron 25.000 más que un año antes y a que han estado más tiempo. Algo parecido ha ocurrido con otros turistas del centro y norte de Europa, aunque en realidad se trata de una consecuencia de la Semana Santa, que en 2008 cayó en marzo, y que ahora nos permite apreciar como la mayor duración de las estancias determina un gasto medio por persona mayor que hace un año, pero también un gasto medio diario más bajo.

No hay muchas razones para el optimismo, pero quizás tampoco para el derrotismo. La principal adversidad para Andalucía es su particular sensibilidad a la situación del mercado británico, del que no obstante hay que valorar que su fidelidad, especialmente entre los que se alojan en viviendas, esté permitiendo a mantener estable el flujo de entradas de turistas extranjeros y superior al de otras comunidades, mientras que la principal ventaja sigue siendo su posición de liderazgo en el turismo nacional (17% del total). A pesar de ello, los españoles siguen insistiendo en aprovechar la ventaja de poder comprar en euros para aumentar sus salidas al extranjero, lo que significa que la divisa europea se está convirtiendo en un importante factor de erosión sobre la competitividad del turismo andaluz en sus dos mercados principales: el británico y el nacional.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios