Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Un paseo por la Cartuja

La mayor parte de la Expo 92 está en uso y muy activa, ¿por qué no hacer viviendas?

El pasado jueves, dentro de los actos de la Semana de la Arquitectura organizada por el Colegio de Arquitectos de Sevilla, un grupo de arquitectos acompañamos a dar un paseo por la Cartuja a más de cien personas interesadas. En concreto por la parte central, que es la que ocupa el Parque Tecnológico y Científico. Una ruta montada para conocer varios de los pabellones de la Expo que se mantienen y varios edificios de nueva construcción. En total veinte: trece pabellones de Expo y siete edificios de nueva planta. Una muestra de los que existen allí. Para que se hagan una idea de lo que se pueden encontrar si se dan una vuelta por aquella parte de la ciudad, se conservan cincuenta de los 118 pabellones que hubo en Expo y se han incorporado cerca de cuarenta edificios de todo tipo.

En ese paseo, a media mañana de un día de trabajo, se pudo apreciar la gran actividad de esta parte del antiguo recinto, con más de cuatrocientas entidades públicas y privadas y dieciséis mil empleados. A los que hay que sumar los más de seis mil alumnos de la Escuela de Ingeniería y los tres mil de la Facultad de Comunicación y otros centros privados. Recintos ajardinados de descanso en razonable estado de conservación y algunos bares y cafeterías facilitan la estancia. Es verdad que a las ocho de la tarde toda esa actividad cierra y el barrio se queda solitario. Y que hay muchos, demasiados, automóviles aparcados en las calles. Podríamos decir que el recinto que alberga muchas de las actividades más de vanguardia que se realizan en Sevilla no responde en sus prestaciones de transporte público, acerados, aparcamientos y otros aspectos a esas características de vanguardia. No es fácil moverse por esas calles, ni en automóvil ni a pie, con vallas que delimitan recintos y más recintos, con calles en fondo saco. Pero todos estos déficits, con ser importantes para el futuro desarrollo de la Cartuja, no nos pueden hacer olvidar una tozuda realidad: la mayor parte del recinto de la Expo92 está en uso y muy activo.

¿Qué medidas se podrían habilitar para que fuera un barrio pleno? Y que responda en su exterior a la gran actividad que allí se realiza. Pues mejorar sus relaciones de todo tipo con la ciudad. Los gestores del Parque Tecnológico y Científico apuntan en esa línea en actividad y contenidos. Desde el punto de vista urbanístico son evidentes las necesidades de conectar toda esa actividad a la ciudad de una manera fácil y cotidiana y en horarios más amplios. Y por supuesto, y muy importante, que los sevillanos vayamos allí. Una buena propuesta de ocio y entretenimiento en horas de la tarde y la noche podría ayudar. El Cartuja Center, Box y otras opciones están en marcha. Sin ir más lejos, anuncian que se abre un tablao flamenco en el antiguo pabellón de la Cruzcampo. Y por supuesto debe haber transporte público a las horas que finalicen los espectáculos. Y la gran cuestión: ¿por qué no hacer viviendas que completen la oferta del recinto?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios