la esquina

José Aguilar

La política en los colegios

LOS socialistas andaluces van a repartir esta mañana 300.000 folletos en las puertas de los colegios públicos y concertados de la comunidad autónoma. Tranquilos, que no hay pederastia política: los folletos se entregarán a padres, madres y abuelos que lleven a sus criaturas a los centros con el propósito de informarles del modelo educativo que los socialistas aplican en Andalucía, en contraste con el que aplica el PP en Madrid o Galicia, por ejemplo.

Le han dado la vuelta a la demanda evangélica. En vez de dejad que los niños se acerquen al PSOE, dejad que el PSOE se acerque a los progenitores y a los abuelos, que son los que votan, para explicarles las ventajas de que aquí gobiernen los socialistas en vez de los populares. No es propaganda, sino información contrastada, ha dicho la presidenta del partido, Rosa Torres, para justificar la novedosa iniciativa, que por vez primera lleva la lucha política si no a los colegios, por lo menos a sus aledaños.

La información incluirá, seguramente, la universalización de la enseñanza, los portátiles gratuitos para muchos niños, los libros también gratis para muchos más, el transporte escolar y los centros con comedor. Se incluirá, sobre todo, la decisión anunciada ayer de que en el presupuesto del año 2012 se reduzcan casi todas las partidas, pero no la de educación. Apuesto lo que quieran a que, por el contrario, nada se dirá en los folletos de la cruz de esta realidad: que después de treinta años de autonomía Andalucía sigue en los puestos de cabeza del fracaso y el abandono escolar. (Y ya en plan malévolo: ¿cuántos de los socialistas que acudirán hoy a los centros de enseñanza llevan a sus hijos a colegios privados e incluso elitistas, sin predicar con el ejemplo?).

Contra folleto, brochazo. Como el que ha dibujado la vicesecretaria de Organización del Partido Popular -la tercera o cuarta autoridad en el organigrama-, Ana Mato, que para negar que su partido meta la tijera en los recursos educativos ha denunciado haber visto en los periódicos andaluces que "algunos niños están en el suelo en los colegios públicos porque ni tan siquiera tienen mesas para sentarse", enorme sinécdoque demagógica inventada a raíz de una fotografía del primer día de curso en un colegio en el que falló puntualmente la llegada del mobiliario.

¿Se puede ser más indocumentada, faltona y sectaria? Ana Mato ya lo fue hace tres años y pico, en la anterior campaña para las elecciones generales. En 2008, en efecto, y hablando de lo mismo, aseguró que "los niños andaluces son prácticamente analfabetos". Luego se disculpó de la forma en que se disculpan los que no tienen disculpa posible: "Si alguien se ha sentido molesto". Molestos no, señora. Indignados se sintieron todos los padres andaluces.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios