PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

La recesión del teleoperador

LA supresión de puestos de trabajo en Sevilla no es sólo cosa de ladrillazos. También se eliminan en la industria y en el sector servicios. Por eso somos carne de recesión, como le ha dicho la Unión Europea a Zapatero. Se deslocaliza el empleo que antes hacía lo mismo para empadronarse en Sevilla. El telemárketing es el que más acusa el pendulazo.

Fue importante su contribución a comienzos de siglo para acrecentar la población activa sevillana, al montarse muchos centros de atención al cliente ligados a las grandes operadoras de telecomunicaciones. A Sevilla le tocaba una parte de esa tarta gracias a que la tecnología permitía deslocalizar dentro de España, y buena parte de los costes fijos de una empresa (salariales incluidos) son más bajos aquí que en Madrid o Barcelona. Pero la segunda modernización de este fenómeno convierte el planeta en un centro de producción único y on line que incorpora a países emergentes (Chile, Marruecos, India, etc.) donde se forman empleados en teleasistencia con unas prestaciones estandarizadas. Mano de obra que antes no suscitaba garantías y ahora es objetivo prioritario por sus salarios muchísimo más bajos. Las empresas siguen adelante pero en Sevilla se han perdido en pocos años cerca de mil puestos de trabajo en los teleservicios.

El último caso es el de Qualytel Teleservices, que abrió sede en Sevilla, trabajaba mucho para Orange y ha llegado a tener 250 trabajadores. De ellos, 135 se han acogido ya a un expediente de regulación de empleo, porque la empresa, absorbida por una filial del gigante alemán Bertelsmann, se lleva a Latinoamérica la atención al cliente. En Sevilla sólo quedarán unos 20 empleos de administrativos y técnicos, menos del 10% de la plantilla actual.

Mercado global equivale a paro local porque cada vez somos más prescindibles y menos competitivos para producir bienes o servicios. Sólo somos valiosos a nivel mundial como consumidores. Hasta que a la tarjeta de crédito se le agote el saldo.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios