Las dor orillas

José Joaquín León

Una sede discutida

ANTES de tener una caja de ahorros única en Andalucía, como sueña Chaves, ya se han propuesto tres sedes únicas. El PSOE y el PP de Málaga han reclamado que esté en la capital de la Costa del Sol, que sería lo lógico desde el punto de vista malagueño, considerando que allí se encuentra la sede central de Unicaja. Pero más lógico parece que se ubique en Sevilla, no por ser la actual sede central de Cajasol, en la que se integraron dos cajas de mayoría sevillana, sino por ser la capital de Andalucía. Como no hay acuerdo, ya han sugerido que la sede se podría trasladar a Antequera, que es lo que se propone siempre que hay un conflicto entre dos ciudades andaluzas y buscamos la tercera autovía.

-¿Y por qué en Antequera? Podría ser en Santiago de la Espada (Jaén), o en La Línea de la Concepción (Cádiz). O en Ayamonte (Huelva), o Pulpí (Almería)...

Puestos a poner donde no hay que ponerla, que sea en cualquier sitio. Pero lo mejor sería poner la sede de la caja de ahorros única de Andalucía, si es que alguna vez existe, donde mejor convenga. Desde el punto de vista general andaluz, ese lugar es Sevilla por muchos motivos, empezando por ser la capital política y administrativa. Aquí no sólo está el Gobierno andaluz, sino también la sede de la CEA y de casi todos los organismos autonómicos. No se puede olvidar tampoco el origen de las cajas. Nació Cajasol de la fusión de la Caja San Fernando y el Monte, cuyas sedes estaban ambas en Sevilla, aunque también con fuerte presencia en otras provincias occidentales, sobre todo en Cádiz (a través de la Caja de Jerez) y Huelva.

Braulio Medel ha realizado una excelente gestión en Unicaja, donde el peso de Ronda y Málaga en su fusión llevó la sede a la capital malagueña, en detrimento de otras ciudades, como Cádiz, que perdió peso específico económico, al quedar diluida su caja de ahorros en la rebujina. En Málaga saben muy bien que éste no es un asunto secundario. Valoran lo positivo que ha sido tener la sede central de Unicaja, y los títulos de baloncesto que han conseguido gracias a eso. Desde luego, se han tomado más interés que en Sevilla, donde estas cosas se esperan como llovidas del cielo. Pero no parece que se vaya a reclamar la intercesión celestial del arzobispo coadjutor, aunque monseñor Asenjo sabe bastante de cajas de ahorros.

Así las cosas, da la impresión de que la sede central de esta caja única inexistente tiene muchas papeletas para irse a Málaga. Y además por la tradicional desidia hispalense. Aquí la principal preocupación es tirarle por tierra la Torre Pelli a Antonio Pulido. Visto lo visto, lo mejor para Sevilla sería que no se fusionen, sino que funcionen, aunque sea separadas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios