Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Qué suerte la de quien tiene el duro

SÓLO le falta que dé un pasito más a fin de que su exhibición de media hora ante el Granada se convierta en la de una hora o más todos los días. Es lo que le falta a José Antonio Reyes para que de una puñetera vez se reencuentre consigo mismo, con aquel prodigio que surgió para la élite de la mano de Joaquín Caparrós. Porque aunque su debut, meramente testimonial, fue con Marcos, el utrerano rompió bajo la férula de su paisano.

Nada que ver el Reyes de Rotterdam con el que le dio la vuelta al pleito con el deprimido equipo granadino. Archisabido es que sólo quien posee el duro tiene la posibilidad de cambiarlo y nadie dudará de que nuestro personaje lo poseía. La duda era saber si continuaba teniéndolo o se le había escapado por esos desagües que la vida ofrece a los dilapidadores. Y el domingo, cuando iba una hora de partido y todo estaba atascado, bien que demostró que el duro sigue en su bolsillo.

Incluso el duro se hizo euro para satisfacción de los que aún creían en él y para gozo de todo seguidor de la causa. Parecía una causa perdida, una rémora para las arcas que, afortunadamente, tenía pronta fecha de caducidad y todo ha cambiado en esa última tarde de noviembre. Con el equipo encallado en el cieno de una absoluta carencia de fútbol, el utrerano salía para convertirse en el revulsivo más brillante que se recuerda y convertir el cobre en el precioso oro de la victoria.

La brillante comparecencia para darle la vuelta a la tortilla ya ha hecho, incluso, que se abra una campaña en pos de la renovación de su contrato. Es la ventaja que tienen los que poseen el duro, la de que igual que revierten el curso de un partido a contraestilo les dan la vuelta a su situación personal con mucho menos esfuerzo que el resto de los mortales. Seguro que se avecina un gran Reyes, ya que en ninguna parte se está mejor que en casa, ¿verdad que no?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios