La ventana

Luis Carlos Peris

Más vigilancia y menos anuncios

CUESTIÓN de celo en la vigilancia, de lleno en el apartado de obligaciones de la Policía Local y no de cámaras ocultas o publicidad que quién sabe su costo y para quién las comisiones. El asunto de la prostitución en plena calle ha de impedirse mediante vigilancia con el debido celo y no de otra manera. El otro día hacíamos hincapié en lo inapropiado de las cámaras ocultas porque si no habían prosperado para perseguir a delincuentes por qué sí para los que mantienen el oficio más antiguo del mundo. Es más, si se ponen cámaras en Santo Domingo de la Calzada ya se las aviarán colipoterras y clientes para irse un par de calles, o una, más allá. Y en cuanto a la publicidad puede que hasta raye lo ofensivo, pues qué tendrá que ver la valía personal de nadie con acudir o no a profesionales del sexo. ¿Tan poco vales que has de pagar? reza el anuncio. Vamos, anda; vigilancia en condiciones. Lo demás, milongas.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios