Tribuna

a vueltas con la conferencia sectorial

HACE menos de un mes, escribía en este mismo medio sobre la reforma de la Política Agraria Común planteada por el comisario europeo, Dacian Ciolos, y apuntaba que el verdadero debate comenzaría cuando se iniciara la negociación de las misma entre las autonomías de España, lo que en principio "era harina de otro costal". Hoy, celebrada ya la llamada Conferencia Sectorial, es decir, la reunión entre la comunidades autónomas con sus consejeros de Agricultura a la cabeza, y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), capitaneado por el ministro, ya se ha calado el costal, y el primer análisis es satisfactorio, sin lanzar las campanas al vuelo porque se han establecido las bases generales del modelo agropecuario a seguir pero aún quedan muchísimos flecos que cortar.

Para llegar al punto en el que hoy estamos, tan diferente al que se presentaba hace dos años, el Ministerio de Agricultura español ha hecho un papel ejemplar con tres logros innegables: el mantenimiento del presupuesto, la erradicación de la lesiva tasa plana y evitar, en lo posible, el trasvase de fondos unos agricultores y otros y de unos sectores a otros, partiendo de una posición negociadora complicadísima en Europa. A este punto se une la capacidad de reunir a todo el sector y ponerlo de acuerdo en un tiempo récord, cuando nadie lo esperaba. Hecho que se ha conseguido, sin duda alguna, por la buena disposición, profesionalidad y vocación de servicio del propio Magrama y de todas y cada una de las Comunidades Autónomas, sus consejeros y su cuerpo técnico, que se han sentado con los deberes hechos y la voluntad de alcanzar un acuerdo beneficioso para el sector agropecuario. Especial reconocimiento se merece nuestro consejero, Luis Planas, que dejando a un lado los intereses partidistas ha pensado únicamente en el futuro del campo andaluz y se ha sabido rodear de un buen equipo técnico.

Desde la provincia de Cádiz, el balance del acuerdo, hasta ahora impensable, tomado en la Conferencia Sectorial, se hace tirando de memoria, recordando que cuando Ciolos planteó esta reforma inútil e innecesaria, la provincia salía muy perjudicada, castigada, sobre todo, por los caprichos de una posible tasa plana que no protegía la productividad y el esfuerzo que se habían hecho en provincias como la nuestra. Ahora, Cádiz parece que se enfrenta, en general, a una posición mejor aunque es necesario hacer justicia a sectores imprescindibles por la generación de empleo, singularidad, arraigo y creación de biodiversidad, a través de pagos acoplados, como la ganadería extensiva, la remolacha de siembra otoñal, el arroz y el trigo duro, proteaginosas de consumo animal y los garbanzos. Sectores a los que hace falta poner en condiciones para competir en el mercado.

Aún quedan por desarrollar aspectos muy importantes, como la definición de los perceptores de los pagos, aspecto en el que Asaja defenderá, tal y como ha mantenido hasta ahora, que los pagos estén vinculados al desarrollo de una actividad agrícola o ganadera real, a una verdadera agricultura activa. Respecto al denominado capping, se trata de una medida incoherente, pues va en contra de la filosofía de primar y favorecer la concentración que persigue la reforma en materia de mercado y en otros muchos aspectos, y se trata sin duda de una medida equivocada que puede provocar la escisión de explotaciones y va en contra del principio empresarial de la economía de escala. En cuanto al desarrollo rural, a parte de la crítica a la no transferencia de fondos del segundo pilar al primero, desde la asociación vemos positivos, en líneas generales, los acuerdos adoptados, especialmente en cuanto a lo referido a la armonización de las condiciones de aplicación de determinadas medidas a nivel nacional, así como lo referido a la aprobación de mecanismos de flexibilización para evitar la pérdida de fondos a nivel nacional.

Estos son sólo algunos puntos, hay muchísimos en los que estamos trabajando en Asaja-Cádiz para que el esfuerzo de los hombres y mujeres de la provincia se vean reconocidos en las negociaciones y en los papeles. Todavía queda mucho por hacer.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios