Alicia Rodríguez

Despedida de una MIR de Medicina de Familia

Ya se va viendo el final de una etapa formativa reveladora por muchos motivos. He aprendido a lidiar con la frustración, con el dolor propio y ajeno, con la incertidumbre y con el miedo. He convivido con la muerte y con la vida, sintiendo curiosidad por el paciente y su entorno, y acompañándolo en los más diversos escenarios: la consulta, el hospital, la ambulancia, el instituto, su casa. He disfrutado trabajando en equipo. He comprendido la importancia del autocuidado para poder seguir cuidando. Me he cruzado con compañeros de residencia, médicos, enfermeros y técnicos que han hecho más fáciles las guardias.

Y, por supuesto, he conocido a aquel que me ha guiado durante mi evolución y ha tratado de transmitirme sus enseñanzas: porque si alguna verdad certera me llevo de estos cuatro años es que un buen tutor es el que supervisa tu progreso, el que conoce tus puntos flacos y tus puntos fuertes, reforzando los primeros y validando los segundos, el que te da herramientas para que sigas tú sola... aquel que cree en ti. Gracias, Salva, por tanto. Gracias por creer en mí. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios