Sánchez debe explicar qué es lo que va a hacer

Como ya estaba claro desde el jueves por la tarde, el socialista Pedro Sánchez tomará hoy posesión del cargo de presidente del Gobierno tras prosperar la moción de censura contra Mariano Rajoy. Se podrá estar de acuerdo con los motivos y los apoyos con los que ha contado Sánchez para ganar dicha moción, pero de lo que no hay ninguna duda, tal como dejó claro ayer el propio Rajoy en su breve discurso de despedida, es de la absoluta legitimidad del nuevo Ejecutivo del PSOE. La moción de censura es un instrumento recogido por nuestra Constitución y, por tanto, totalmente respetable. España cuenta ya con un nuevo presidente del Gobierno y se abre un tiempo político que, esperemos, sea positivo para el conjunto de los ciudadanos.

Sin embargo, la moción de censura, según nuestro ordenamiento, debe ser constructiva. Es decir, debe proponer no sólo un candidato alternativo al que se pretende apear del poder, sino también un programa de Gobierno. Es aquí donde la maniobra de Sánchez presenta su talón de Aquiles. Durante el jueves y el viernes, Pedro Sánchez apenas expuso cuál sería su programa de Gobierno más allá de algunas generalidades como la regeneración de las instituciones y la recuperación del diálogo con los territorios para intentar solucionar, suponemos, la financiación autonómica y superar el procés. En este sentido, y teniendo en cuenta que Sánchez ha contado con los apoyos de partidos no sólo nacionalistas, sino también independentistas, sería conveniente recordarle al también secretario general del PSOE que dentro de su partido y de su grupo parlamentario existen importantes sectores que no verán con buenos ojos pactos que supongan una merma en la soberanía nacional. También hay que recordar que el compromiso adquirido por el nuevo presidente del Gobierno ante el Congreso es designar un Ejecutivo exclusivamente socialista, sin participación de otras fuerzas políticas como Podemos, que ya ha pedido formar parte del nuevo Gobierno.

Hasta el momento, Sánchez sólo ha concretado que pretende regenerar la RTVE y modificar la llamada ley Mordaza, algo completamente insuficiente y que no justifica una Presidencia del Gobierno. Sánchez debe explicar ya a los ciudadanos qué proyectos concretos tiene para cuestiones tan importantes como las pensiones, el procés, la financiación autonómica, la educación, la sanidad, etcétera. Si, como predica, quiere una regeneración democrática en España, que empiece por uno de sus pilares: la transparencia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios