Cantillana

El Ayuntamiento atenderá los daños causados por la explosión

  • La alcaldesa anuncia que el seguro contratado asumirá el pago de los desperfectos causados en cuatro vehículos y en unas 15 viviendas

Comentarios 2

Un día después de la explosión de unas tracas durante la celebración de la procesión de la Divina Pastora, los vecinos de Cantillana siguen pensando en las consecuencias que pudieron producirse con la inesperada deflagración y que afortunadamente sólo causaron heridas leves al cohetero y daños materiales en vehículos y viviendas.

Sobre estos últimos, el Ayuntamiento de Cantillana ha decidido habilitar una oficina para la recepción de las reclamaciones por los daños ocasionados, según anunció a Europa Press la alcaldesa, la socialista Ángeles García Macías, que apuntó que la oficina se ubicará en el espacio de la Policía Local dedicado a la mediación con la ciudadanía, junto al Ayuntamiento.

La regidora explicó que los daños en vehículos y viviendas “los cubrirá el seguro de la empresa contratada”, cuyo responsable ha afirmado que “se harán cargo de los daños”. “Se contará con un servicio de recepción de reclamaciones para que el seguro cubra los daños lo más pronto posible”, añadió la alcaldesa.El suceso se produjo sobre las 20:20 horas del sábado en la avenida de la Soledad, por donde estaba pasando en ese momento la procesión de la Divina Pastora de Cantillana. Al paso de la procesión se había preparado una traca y la utilización de los artefactos pirotécnicos estaba debidamente autorizada, según informaron fuentes de la Guardia Civil.

El accidente tuvo lugar cuando el cohetero ya había prendido la mecha de una traca y el viento provocó la caída de la misma, con tan mala fortuna que cayó sobre otras tracas que estaban depositadas para su inminente utilización. El contacto con las otras tracas provocó una auténtica explosión.

El cohetero que estaba manipulando la traca resultó herido de carácter leve, al presentar diversas quemaduras que en principio no son muy relevantes, aunque tuvo que ser traslado hasta el centro de salud para ser atendido.

La deflagración provocó diversos daños materiales, sobre todo en cuatro vehículos que estaban estacionados en la calle, algunos de los cuales sufrieron desperfectos considerables, y también resultaron afectadas unas 15 viviendas, principalmente por la rotura de cristales de las ventanas.

Afortunadamente no se produjeron más daños personales, salvo las heridas leves del cohetero, aunque el suceso causó la alarma entre los vecinos, algunos de los cuales subieron incluso vídeos a las redes sociales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios