Salud Pública

El Castillo de las Guardas y varias de sus pedanías se quedan sin agua potable

  • Salud ha declarado no apta para el consumo humano el agua del núcleo urbano del municipio tras confirmarse una concentración superior a los límites normativos permitidos de trihalometanos

Un usuario lava un vaso bajo el grifo, en un domicilio.

Un usuario lava un vaso bajo el grifo, en un domicilio. / D. S.

La Consejería de Salud ha declarado no apta para el consumo humano el agua del núcleo urbano de El Castillo de las Guardas y de varias pedanías del mismo municipio sevillano, tras confirmarse una concentración superior a los límites normativos permitidos de trihalometanos.

De ello se ha dado traslado tanto al Ayuntamiento del municipio afectado, como a la entidad gestora del abastecimiento de estas localidades. Las pedanías afectadas son las de La Aulaga, Cortecillas, Peroamigo, la urbanización residencial El Castillo, La Reserva y Archidona.

La declaración como agua no apta para el consumo humano significa que no debe ingerirse ni utilizarse para la elaboración de alimentos, aunque sí puede usarse para higiene personal y limpieza doméstica.

Ante estos casos, el Ayuntamiento debe comunicar a la población afectada la calificación del agua y los usos permitidos, y proporcionar a dicha población agua apta para el consumo en tanto se mantenga la actual calificación. Además, deberá tomar las medidas necesarias y seguimiento analítico requerido.

En este sentido, nada más conocerse la noticia el alcalde de la localidad, Gonzalo Domínguez Delgado, anunció la adopción de "medidas correctoras" en el suministro de agua. Asimismo, ha explicado que la situación se normalizará cuando, "ya la semana que viene", el Ayuntamiento cuente con tres mediciones consecutivas por debajo del límite de cien en la lectura de trihalometanos. Así, ha defendido que la incidencia, que coincide con las fiestas locales, tiene "visos de solución", agregando que el Ayuntamiento ha repartido "agua embotellada" entre los vecinos para afrontar la situación

A partir de ahora, la Consejería de Salud y Familias realizará un seguimiento específico sobre las medidas adoptadas por el municipio y empresa gestora, hasta asegurar que los valores de estas sustancias vuelvan a los niveles permitidos, antes de levantar esta declaración de no aptitud para el consumo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios