Provincia

Desarticulada en Sevilla una banda que explotaba a inmigrantes con jornadas laborales "interminables"

  • El entramado criminal estaba formado por miembros de una familia residente en Carmona y han sido todos detenidos

Un momento de la operación policial.

Un momento de la operación policial. / M. G.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en la provincia de Sevilla una organización formada por integrantes de una misma familia, residente en la localidad de Carmona, dedicada a la explotación laboral de decenas de ciudadanos extranjeros en situación de precariedad. La operación se ha saldado con cinco detenidos a los que se les imputan los delitos de contra los derechos de los trabajadores, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y pertenencia a organización criminal.

La investigación se inició a principios de año, en el mes de enero, cuando los agentes tuvieron conocimiento a través de una denuncia formulada en Navarra, de la existencia de dos personas víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación laboral en la provincia de Sevilla.

Las gestiones policiales llevadas a cabo por la Unidad de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedad Documental (UCRIF) de Sevilla, permitieron identificar a dos víctimas más, ambas de nacionalidad colombiana, destacando y coincidiendo entre sus manifestaciones: el nombre de la persona para la que trabajaban, las condiciones laborales ofrecidas con un salario paupérrimo, sin contrato y sin ser dados de alta en la

Durante el desarrollo de la investigación, los agentes identificaron y localizaron a los integrantes de esta organización que tenían un claro reparto de tareas, que iban desde la captación de trabajadores, transporte hasta las fincas, control en el campo por capataces.

Jornadas interminables sin derecho a descanso

Una vez captados estos trabajadores eran hacinados en viviendas de la propia organización ubicadas en la localidad de Villanueva del Río, donde vivían en condiciones deplorables hasta 13 personas, en tan solo tres habitaciones.

Los detenidos trasladaban a los trabajadores a las explotaciones agrícolas agrícolas ubicadas en la localidad de Alcalá del Río en furgonetas en las que viajaban más de una quincena y les cobraban 5 euros por cada porte, dinero que se descontaba del salario total. Allí soportaban jornadas interminables, sin derecho a descansos y obligados a trabajar aunque estuvieran enfermos.

La operación policial culminó con la detención de cinco personas, entre ellas el cabecilla de la organización, a los que se les imputan los delitos contra los derechos de los trabajadores, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y pertenencia a organización criminal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios