Écija

Cultura autoriza las obras en el patio principal del Palacio de Peñaflor

  • La intervención permitirá poner en uso la parte del inmueble ya restaurada

  • Cuenta con un presupuesto de casi 242.000 euros, procedentes de 1,5% Cultural

Una imagen tomada durante la primera fase de las obras y difundida por el Ayuntamiento a través de una web. Una imagen tomada durante la primera fase de las obras y difundida por el Ayuntamiento a través de una web.

Una imagen tomada durante la primera fase de las obras y difundida por el Ayuntamiento a través de una web. / D. S.

La Comisión Provincial de Patrimonio, dependiente de la Consejería de Cultura, ha aprobado en su reunión de este miércoles una nueva fase del proyecto de restauración del Palacio de Peñaflor, en Écija, una de las joyas del barroco andaluz, en cuya recuperación ya se ha invertido un millón de euros. La nueva actuación se centrará en el patio principal y las galerías que lo rodean y cuenta con un presupuesto de 241.978 euros.

De nuevo, se financiará con fondos del 1,5% Cultural que reserva el Ministerio de Fomento, en este caso de la convocatoria de 2017. De esa cantidad, el Ayuntamiento de Écija aporta el 30%. La autorización de Patrimonio permitirá que las obras salgan a licitación en breve.

La reforma en el patio principal permitirá la definitiva puesta en uso de parte del inmueble con fines turísticos y culturales. En la anterior fase ya se intervino en otras áreas de la zona norte del palacio, la más monumental y la más antigua, que da a las calles Emilio Castelar y Cadenas: la portada principal, parte de la fachada, el torreón, las caballerizas y las escaleras.

Ahora se ha autorizado la obra consolidación estructural de ese patio principal, incluyendo la recuperación los forjados de las galerías y de una zona de acceso, fundamental para continuar con los trabajos sobre los revestimientos, los artesonados de las galerías y la reposición de pavimentos. También se van a tratar elementos singulares, como columnas de piedra, mármoles y de la fuente central para asegurar su estabilidad y la depuración de las alteraciones y deterioros que han sufrido con otras intervenciones.

Según han explicado técnicos municipales, la Comisión ha autorizado además a retirar algunas capas de cal de las galerías la segunda planta, para documentar los policromados de distintos tonos que hay debajo. En principio, está previsto que se vuelvan a cubrir después con cal, aunque no se descarta que, en caso de que se halle algún resto de interés, se pueda dejar a la vista.

Cultura recuerda que los revestimientos de la galería inferior del patio ya fueron objeto de un picado sistemático en 2006, cuando se realizó una obra para convertir el edificio en un hotel. Ello posibilitó su documentación fotográfica y el estudio de sus técnicas y fases constructivas. Pero la galería superior conserva sus revestimientos y se sabe que, bajo sucesivas capas, se conservan en un buen estado las pinturas originales, de rica policromía: veladuras de cal de diferentes tonos –azules, terrosos, negros, etcétera–, aplicados sobre una capa de mortero de tono ocre, con un esquema que sugiere la configuración de un zócalo inferior y molduras de vivo colorido. Los técnicos del Ayuntamiento de Écija trabajan ya en nuevas fases del proyecto de restauración, así como en la búsqueda de financiación, con el objetivo de ir recuperando y abriendo salas progresivamente.

Al margen de esta importante intervención en Écija, Cultura ha autorizado además el proyecto de actuación en el Santuario de Nuestra Señora de Consolación, en Utrera, para reparar los daños en el entorno del camarín de la Virgen, producidos por el asiento de un muro colindante que separa el tramo izquierdo de la escalera de acceso al mismo.

Ello ha provocado el hundimiento de pavimentos, grietas y fisuras en los muros y arcos y en la bóveda que cubre la escalera, donde han aparecido algunas fisuras, según Cultura.Ahora, se va a mejorar el terreno con inyección de resinas con alto poder de expansión, se van a desmontar las actuales cubiertas de uralita y el atado de bóvedas mediante zuncho de acero en el coronamiento de muros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios