El agua en la Sierra Sur y la Campiña

Los ecologistas denuncian que el Plan Écija ha actuado "tarde, mal y confundiendo" con la crisis del benceno

  • Consideran que la prohibición debió extenderse a todos los municipios desde el principio

  • Exige que se aclare si está ahorrando en suministros de menor calidad para compensar la caída ingresos por el cese de actividades

Dos vecinas llenando botellas en un camión cisterna de los que se han tenido que distribuir durante el pasado puente en 15 municipis. Dos vecinas llenando botellas en un camión cisterna de los que se han tenido que distribuir durante el pasado puente en 15 municipis.

Dos vecinas llenando botellas en un camión cisterna de los que se han tenido que distribuir durante el pasado puente en 15 municipis. / Juan Carlos Vázquez

Ecologistas en Acción ha lamentado que el Consorcio de Aguas del Plan Écija haya actuado, según su criterio, "tarde, mal y confundiendo a la población durante varios días" tras el incidente que provocó que las concentraciones de benceno en el agua superaran los niveles permitidos por la normativa y ha exigido más "transparencia".

Entre otras cosas, reclama que se aclare la fecha exacta en la que se detectan las concentraciones de benceno por encima de lo permitido y "si se está ahorrando en gastos" comprando material más económico para compensar la pérdida de ingresos debido al cese de actividades no esenciales, ya que el episodio se ha atribuido a un carbón activo, suministrado por un nuevo proveedor, con el que se trabaja desde hace unos meses y que se hizo con el contrato en una licitación pública a un precio menor que el anterior.

Sobre la gestión de la crisis, la organización ecologista recuerda que se pasó en una semana de "restar importancia al problema hasta la prohibición de su uso para beber y preparar alimentos", mientras que se sucedían comunicados "confusos". Todo ello ha derivado en "incredulidad e indignación ciudadana" por una información "poco clara", tanto del origen del problema como las causas o el tiempo que la población ha estado consumiendo agua no apta.

"No se entiende que desde mediados del mes de noviembre, cuando el Consorcio tuvo conocimiento de las primeras muestras contaminadas (el primer resultado se conoció el día 23 pero de una muestra tomada el 17) y que según su propia investigación, tiene su origen en una partida defectuosa de carbón activo que se localiza en la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) situada en Écija, y no se advirtiera a los distintos municipios que no se debía consumir agua para consumo humano", señala la organización en un comunicado.

Según considera, si el problema estaba en la planta desde donde se distribuye el agua a los distintos municipios se deberían haber tomado desde el principio la decisión de prohibirlo o advertirlo en todos, y no sólo en Marchena y La Luisiana, primero, y luego a Écija.

No obstante, el Consorcio ha recordado que el protocolo en estos casos fija que debe haber dos análisis, con una diferencia de 24 horas, en los que se confirmen los parámetros para declarar no apta para el consumo humano el agua y que, en todo momento, se ha ido de la mano con la Consejería de Salud, que es la que debe decretarlo.

Ecologistas en acción cree que "se ha mentido a la población, que en menor o mayor medida ha consumido agua con concentraciones superiores de benceno de las permitidas por norma durante al menos 15 días, aunque no haya existido riesgo real para la población".

Además recuerda que esa agua se ha empleado en la elaboración de materias primas y en los procesos productivos de las industrias agroalimentarias ubicadas en las poblaciones abastecidas.

Así, exigen "que se dé respuesta clara y transparente a las dudas que han quedado por resolver", dado  el carácter público del Consorcio y las palabras de la propia presidenta, la alcaldesa de Osuna, Rosarío Andújar, en la página web, donde se afirma que "la garantía y la calidad en la prestación de los servicios públicos del agua, constituye un principio fundamental y un objetivo inequívoco de su gestión”.

A pesar de todo, la organización insta a los ciudadanos a que, una vez levantada la restricción, se consuma agua del grifo, la que "mayores garantías ofrece al ciudadano, tanto por los continuos controles de calidad que se realizan como por evitar la contaminación cruzada al no tener que emplear envases para su transporte, así como por tener una huella ecológica baja al no generar residuos sólidos urbanos y no emplear combustibles fósiles para su distribución".

La organización, que defiende el control y la gestión pública de los servicios de abastecimiento y saneamiento, demanda al Consorcio la creación de un órgano de participación y asesoramiento como garantía de éxito a la hora de abordar los importantes retos presentes y futuros relacionados con la gestión del agua.

Hasta este miércoles, Salud mantiene la declaración de agua no apata para el consumo en Écija, Marchena, Paradas y Herrera, además de en la Entidad Local Autónoma (ELA) de Isla Redonda-Aceñuela, una pedanía ecijana donde las restricciones no llegaron hasta la tarde del martes, aunque se surte del mismo agua del Plan Écija, que proviene de los embalses de Retortillo y el Bembézar.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios