Campiña y Sierra Sur de Sevilla

Salud declara apta para beber y cocinar el agua de otros 10 municipios afectados por la contaminación por benceno

  • Son Arahal, Cañada Rosal, El Rubio, La Campana, Fuentes, Lantejuela, Puebla de Cazalla, Marinaleda, Morón y Osuna

  • Las restricciones se mantienen en Marchena, Paradas, Herrera y Écija y se extienden a la ELA Isla Redonda-Aceñuela

Una vecina de Arahal, uno de los municipios afectados por la presencia de benceno en el agua, abre el grifo de su cocina. Una vecina de Arahal, uno de los municipios afectados por la presencia de benceno en el agua, abre el grifo de su cocina.

Una vecina de Arahal, uno de los municipios afectados por la presencia de benceno en el agua, abre el grifo de su cocina. / Juan Carlos Vázquez

La Dirección Territorial de la Consejería de Salud ha declarado, de nuevo, apta para el consumo humano el agua de otros diez municipios de la Sierra Sur y la Campiña de Sevilla, pertenecientes al Consorcio del Plan Écija, que en los últimos días habían superado los niveles de benceno permitidos, tras la contaminación en la planta de potabilización por un lote de carbono activo que venía defectuoso.

Así, a La Luisiana, donde el consumo está permitido desde el lunes, se suman ahora Arahal, Cañada Rosal, El Rubio, La Campana, Fuentes de Andalucía, Lantejuela, La Puebla de Cazalla, Marinaleda, Morón y Osuna.

Por el momento, la declaración de no apta sigue vigente en Écija, Marchena, Paradas y Herrera.

Como novedad, esa declaración de que el agua no es apta para el consumo humano se extiende a la Entidad Local Autónoma (ELA) de Isla Redonda-Aceñuela, una pedanía ecijana donde hasta ahora no habían llegado las restricciones.

La autorización del consumo en esos 10 municipios se produce después de haberse comprobado, en tres analíticas distintas hechas con 24 horas de diferencia, que el nivel de benceno está dentro de los parámetros permitidos.

El consorcio sí ha advertido que "debido a las maniobras de purgas y vaciados de redes" que se han tenido que realizar en los últimos días, es posible que se produzca turbidez en el agua que salga por los grifos, pero que la misma no representa ningún riesgo para la salud. 

En un comunicado, la Consejería de Salud destaca que el Plan Écija, como órgano gestor del abastecimiento, "ha establecido diversas medidas y se han realizado los análisis indicados", con lo que los niveles se encuentran dentro de lo permitido para el consumo.

Asimismo, la Consejería ha determinado que, en prevención por el riesgo de que se repita la situación anterior, se llevará a cabo un análisis diario de benceno en la infraestructura del depósito de estos municipios durante 7 días consecutivos, además de uno semanal por un periodo de dos meses.

Agua no apta

Por otro lado, en el día de hoy se ha declarado no apta para el consumo humano el agua de la Entidad Local Autónoma Isla Redonda-Aceñuela, que también se surte del Consorcio del Plan Écija y a la que hasta ahora no habían llegado las restricciones, tras confirmarse una concentración superior a los límites normativos permitidos de Benceno.

La declaración como agua no apta para el consumo humano significa que no puede ingerirse ni utilizarse para la elaboración de alimentos, aunque sí puede usarse para higiene personal y limpieza doméstica.

Sin riesgo para la salud, según el Consorcio y la Junta

El Consorcio y la Consejería han insistido estos días en que, a pesar de que se han superado los niveles de benceno permitidos en el agua de la que se surten estos 15 municipios, no ha habido riesgo para la salud.

La legislación de la UE y la de España fijan que no se puede superar un microgramo de benceno por litro de agua. En algunos de estos municipios se han llegado a superar los tres. En EEUU, ese límite está en cinco y la Organización Mundial de la Salud fija 10 microgramos de benceno por litro.

La contaminación del agua que salía de la planta potabilizadora del Plan Écija ha obligado a un importante despliegue de camiones cisterna en 15 municipios que en extensión suponen un tercio de la provincia y suman más de 180.000 habitantes, en una situación que no se producía desde los años duros de sequías y falta de infraestructuras en la provincia.

La empresa va a exigir responsabilidades por lo ocurrido al proveedor, con el que trabaja desde hace sólo unos meses y con una concesión menor precio que la anterior, que aportó este carbono activo contaminado.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios