Planes Todas las actividades que podrás hacer en la Noche en Blanco y sus precios

Provincia

La “turbonada” descargó 39 rayos en Aznalcóllar

  • El hielo acumulado tras la granizada que cayó este jueves en el municipio se ha tenido que retirar de algunas zonas casi doce horas después del fenómeno

Histórica granizada en Aznalcóllar

No pasó mucho tiempo, apenas dos horas tras el susto, cuando las imágenes de la impresionante granizada y la tormenta eléctrica que cayeron el jueves a las diez de la noche en Aznalcóllar comenzaron a circular por las redes sociales. No era para menos.

El alcalde, Juan José Fernández, explicó que nadie en el pueblo recuerda una tormenta tan intensa, que obligó a vecinos y a miembros de protección civil a emplearse para evitar que la acumulación de granizo taponara esa noche las alcantarillas, porque después siguió lloviendo. Hasta 20 centímetros, asegura, se llegaron a acumular en algunas áreas. Todavía ayer viernes, incluso entrado el mediodía, había hielo en el alcantarillado y en zonas sombrías del municipio, donde la temperatura es más baja que en la capital.

El Ayuntamiento tuvo que sacar a todos sus efectivos e, incluso, a eventuales para mover ese hielo, que fue transportado en dúmper hasta el campo y evitar problemas en caso de volviera a llover.  

Horas después del fenómeno, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) le ponía nombre. Se debió al paso de una “línea de turbonada” –un aumento repentino y fuerte de la velocidad del viento que suele ser asociado a tempestades, como lluvias, tronadas o nevascas, según explicaron fuentes de la Aemet a Europa Press– en la que estaba integrada la tormenta que descargó sobre Aznalcóllar.

Según los meteorólogos, fueron tres minutos, aunque por lo que pasó antes o después los vecinos aseguran que todo duró al menos 20 minutos.

En ese tiempo el cielo se iluminó muchas veces. La Aemet confirmó que impactaron en Aznalcóllar, en un radio de 20 kilómetros, hasta 39 rayos: 36 de descargas negativas, de nube a tierra, y tres positivas, de tierra a nube y sólo entre las 21:46 y las 22:31. Para ser clasificado como turbonada, el incremento de la velocidad del viento debe ser de al menos 8 metros por segundo (16 nudos) y alcanzar una velocidad mínima de 11 metros por segundo (22 nudos) al menos durante un minuto. Este fenómeno suele ocurrir en regiones con fuertes caídas de alturas de medio nivel o enfriamientos troposféricos de nivel medio. En Aznalcóllar pasará a la historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios