Provincia

La Junta convertirá el camino Villamanrique-Isla Mayor en carretera y la asumirá la Diputación

  • El camino asfaltado está en un muy malas condiciones, que causan accidentes

  • Es una demanda de los pueblos de zona, que se ha desbloqueado en una reunión entre Villalobos y el viceconsejero Raynaud 

El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, el viceconsejero Jaime Raynaud, y los alcaldes, durante la reunión en la Consejería de Fomento. El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, el viceconsejero Jaime Raynaud, y los alcaldes, durante la reunión en la Consejería de Fomento.

El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, el viceconsejero Jaime Raynaud, y los alcaldes, durante la reunión en la Consejería de Fomento. / M. G.

La Diputación, la Junta y los ayuntamientos afectados han llegado a un principio de acuerdo para trasformar el vial Villamanrique-Isla Mayor, un camino asfaltado, en una carretera a todos los efectos que asumirá la Diputación, respondiendo a la demanda de los numerosos usuarios, por el ahorro de tiempo que conlleva en los desplazamientos entre las poblaciones del entorno. 

Se trata de una reclamación desde hace años, porque el camino, conformado a lo largo del tiempo por tramos de diversos titulares, tiene  trozos en muy mal estado, que incluso han ocasionado accidentes mortales.

El acuerdo contempla que la Junta, titular de un tramo importante, asumirá la inversión para convertirlo en carretera. Una vez que se apruebe la modificación en el Catálogo de Carreteras, la Diputación se hará cargo de su conservación y mantenimiento.

Se ha creado un equipo de trabajo entre ambas administraciones para evaluar las obras y el interés intraprovincial de esta vía, así como para redactar el protocolo para que, una vez matriculada, la carretera se integre en el Catálogo de Carreteras de la Diputación.

El acuerdo se adoptó tras una reunión en la participaron, el jueves, el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, que, en un comunicado, mostró su satisfacción por las soluciones adoptadas; el viceconsejero de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Jaime Raynaud; así como el director general de Infraestructuras, Enrique Manuel Catalina; la delegada territorial, Susana Cayuelas; la diputada de Cohesión Territorial, Asunción Llamas, y los alcaldes de Isla Mayor, Juan Molero; Aznalcázar, Manuela Cabello; Villamanrique de la Condesa, Susana Garrido, y el de La Puebla del Río, Manuel Bejarano.

Villalobos destacó "la sensibilidad de la que se ha hecho gala en este asunto que preocupa a los alcaldes y alcaldesas desde la Viceconsejería" e instó a los equipos de trabajo a reunirse cuanto antes.

La Diputación ya se comprometió en 2017 a buscar una solución para esta carretera, aunque es la única entidad que no tiene ningún tramo de su propiedad, según ha recordado. Entonces, ya se mantuvieron contactos con los ayuntamientos y con la Junta para unificar las propiedades.

Propuesta sobre el camino Bodegón de las Cañas, en Brenes 

En la reunión se abordó también la situación de otro camino asfaltado, el Bodegón de las Cañas, que entra en el casco urbano de Brenes procedente de la A-8005 y es la forma más directa de transitar por el municipio en dirección a Sevilla. Transcurre sobre una vereda pecuaria, con unos 4 metros de anchura y con una longitud  de 1,8 kilómetros.

Tiene mucho tráfico porque la otra entrada a Brenes por la A-462 pasa por debajo de la línea férrea con un gálibo de 2'90 metros, insuficiente para vehículos pesados de las actividades ubicadas cerca.

El Ayuntamiento de Brenes ha solicitado reiteradamente que la Junta o la Diputación asuman ese camino del Bodegón de las Cañas. No obstante, la propuesta de la Diputación es que el problema debería solucionarlo la Junta, con un aumento del gálibo de la A-462, aunque no hay acuerdo cerrado en este sentido. 

Se basa para ello en que que la administración autonómica es uno de los principales propietarios del tramo, junto al Ayuntamiento, la CHG, Adif y unos 14 colindantes privados, entre los que se encuentran una cooperativa de cítricos, que emplea a casi 300 vecinos del pueblo, y que usa el vial como "travesía determinante" para su negocio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios