Provincia

Las ferias del verano también empiezan a 'caerse' de la agenda

  • La Rinconada suspende la feria de julio y Lebrija, la de septiembre debido a la pandemia

  • En el municipio del Bajo Guadalquivir tampoco se celebrará por primera vez desde 1966 la popular Caracolá

La portada y fuegos artificiales de la Feria de Lebrija, que se iba a celebrar del 8 al 12 de septiembre. La portada y fuegos artificiales de la Feria de Lebrija, que se iba a celebrar del 8 al 12 de septiembre.

La portada y fuegos artificiales de la Feria de Lebrija, que se iba a celebrar del 8 al 12 de septiembre. / Ayuntamiento de Lebrija

Visto con perspectiva resulta llamativo el tiempo que se tomó Sevilla para hacer pública la decisión de suspender la Feria de Abril. Tras ello, en cascada, con el estado de alarma decretado o en puertas, muchos municipios confirmaron la anulación de otras fiestas y romerías de la primavera sevillana.

Todo apunta que la lista no ha tocado fondo, porque ya se han empezado a anunciar que otras del calendario veraniego también se caen de la agenda. Es el caso de la feria de La Rinconada, prevista para el mes de julio.

El alcalde, Javier Fernández, confirmaba la decisión hace unos días, tras mantener una reunión con los presidentes de las casetas, a los que dio las gracias “por la unanimidad y la absoluta predisposición”. “Sabemos que este verano será diferente y tendremos que adaptarnos a la nueva realidad”, advierte el edil.

Este sábado fue el Ayuntamiento de Lebrija, gobernado por José Barroso (PSOE), el que trasladó la suspensión de su feria, prevista del 8 al 12 de septiembre, así como el resto de festejos tradicionales del verano, debido a la pandemia que en la localidad ha registrado ya 88 contagios confirmados y 14 fallecimientos.

Es “una decisión dura y compleja, tomada desde la responsabilidad para frenar la propagación de un virus que se extiende fácilmente y donde prevalece, por encima de todo, la seguridad de todos los lebrijanos y lebrijanas, especialmente de las personas más vulnerables”, señala Barroso.

También incide en que la decisión ha sido consensuada con los agentes económicos, colectivos sociales y culturales implicados en cada celebración. “Este tipo de celebraciones implica la aglomeración de personas y resultaría inviable garantizar las medidas de seguridad establecidas por el Gobierno”.

Esta suspensión se suma a otras fiestas muy populares en Lebrija, además de su Semana Santa: las Cruces de Mayo, los Júas de la noche de San Juan y la Caracolá Lebrijana, que se celebraba en julio ininterrumpidamente desde sus orígenes en el año 1966.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios